EFECórdoba

Catorce artistas muy especiales, con una importante discapacidad intelectual, muestran sus más de 35 creaciones en la Casa Museo Guadamecí Omeya de Córdoba, que organiza la exposición "Reflejos" junto con la Fundación Futuro Singular en un proyecto que visibiliza las emociones a través del arte.

Una idea, que nació en 2020, y que queda plasmada en la muestra que pretende "romper barreras", según explica a Efe José Carlos Villarejo, director de la Casa Museo Guadamecí Omeya de Córdoba, quien reconoce que está "muy conectado" por motivos personales a los proyectos de Futuro Singular.

"Reflejos", que se podrá ver hasta el 29 de julio, nace de la "ilusión de catorce artistas con grandes deficiencias intelectuales y, por tanto, de alta demanda y de atención", expone Villarejo, quien asegura que cuando descubrió toda "la faceta artística" de los autores y vio el "potencial tan maravilloso y lleno de belleza", se ofreció para que se pudiese "divulgar su cometido".

Villarejo es un artesano especializado en el Guadamecí, una técnica decorativa en piel de oveja, con plata y oro que nació durante el Califato Omeya en Córdoba y de la que hoy día es su máximo exponente.

Por ello, conocedor de las expresiones artísticas, destaca de la exposición la "ilusión" que se vislumbra en cada una de las obras que salen "del corazón", ya que cada artista tiene "habilidades y capacidades diferentes", al igual que "como entienden la realidad".

En las más de 35 obras repartidas por dos de las cinco salas del museo se pueden ver "trazos rápidos, muy impulsivos", tal y como puede hacer "un artista más en el arte contemporáneo", además de "bodegones pintados con acrílicos o con acuarelas en soporte de papel".

Técnicas como dibujo, tampografía o mosaicos se pueden apreciar en las obras, aunque lo "mágico" es comprobar como esas "ideas que ellos tienen" se pueden "comunicar" y ven "el resultado de su esfuerzo". "Aunque sean de ejecución rápida, para ellos supone un gran reto poder terminarlas y exponerlas en el museo", subraya Villarejo.

Y es que son creadores de "entre 20 y 60 años" con una discapacidad intelectual que genera una "muy alta demanda", ya que algunos presentan una capacidad de hablar o de movilidad "muy limitada", por lo que la exposición les ha despertado "grandes ilusiones".

Cada obra tiene su emoción y significado, y la titulada "Bullying", creada por Paloma, Alba y Pablo, puede llegar a ser "estremecedora", ya que en ella "no se encuentra el rechazo de la sociedad hacia ellos", sino el "miedo a expresarse a la sociedad".

"Paloma siempre dibuja la misma caricatura y la traslada a todo el soporte de papel hasta completar cualquier espacio negativo", mientras que Pablo "tiene una forma de cabeza muy original, con orejas muy determinadas y muy reconocibles", y Alba tiene una "composición de colores muy bonita".

Una creación colaborativa ideada por la "genialidad" de Raúl Higueras, monitor de Futuro Singular y comisario de la exposición, que "unió" los trabajos individualizados de los tres artistas y de ahí salió un cuadro realmente "estremecedor", reitera Villarejo.

Entre los principales objetivos de Futuro Singular es proporcionar a todos los residentes las terapias personalizadas que les guíen a desarrollar su autonomía en base a las inquietudes personales, y ahí la "expresión artística" juega un papel fundamental.

Y todo ello genera a estas personas tan especiales una "apertura social" fuera de su "pequeña burbuja" diaria que reciben con mucha "ilusión" al saber que sus obras serán contempladas por los miles de visitantes "nacionales e internacionales" que pasan por la Casa Museo Guadamecí Omeya de Córdoba, a escasos metros de la Mezquita-Catedral.

Luis Ortega