EFEMadrid

La galerista Helga de Alvear ha retirado hoy de su estand en ARCO la obra de Santiago Sierra "Presos Políticos en la España Contemporánea" porque así se lo ha pedido la dirección de Ifema, que argumenta que "la polémica" suscitada "perjudica" la "visibilidad" del resto, una decisión inédita y muy cuestionada.

La serie de 24 fotografías de Sierra, titulada "Presos Políticos en la España Contemporánea", ya ha sido vendida a un particular por 80.000 euros. La obra consiste en las imágenes, pixeladas, de "reconocidos encarcelados" como Oriol Junqueras, los jóvenes acusados de agredir a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra) o activistas del 15M.

Al conocer la noticia, el Ayuntamiento de Madrid, que forma parte de Ifema a través de un consorcio junto con la Comunidad de Madrid, la Cámara de Comercio e Industria -en total, un 93 %- y la Fundación Montemadrid -el restante 7 %-, solicitó la celebración de una junta rectora urgente para que se rectificara una decisión que ignoraban.

La junta rectora de Ifema, sin embargó, avaló la decisión de la dirección de la feria, que hoy ha abierto sus puertas a profesionales y coleccionistas, y no tuvo en cuenta la petición de rectificación del Consistorio.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha calificado la decisión como "muy grave", "penosa" y "partidista" y ha pedido a Ifema una rectificación.

Para la Fundación Montemadrid la decisión de pedir la retirada es "inadecuada" porque no deben entrar "en valoraciones políticas o estéticas" aunque no considera que se trate de "censura".

En un comunicado remitido esta mañana, Ifema subrayaba, "desde el máximo respeto a la libertad de expresión", que la polémica "que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018".

Helga de Alvear explicaba a EFE que entendía "perfectamente" que ARCO le pidiera que quitara la obra, que aún no sabía si se había vendido. "Estoy en casa ajena y si Ifema no quiere tenerlo ahí yo lo quito. En mi casa no me quita nadie nada", ha puntualizado.

"Lo siento, pero no es más que una obra de arte", ha afirmado la galerista, que se había enterado de la decisión "a las 08:00 de esta mañana" cuando le ha llamado Carlos Urroz, director de ARCO, y le ha preguntado si le "dejaba" darle su teléfono al director de Ifema.

"El director -de Ifema- me ha dicho que para él era un problema y que si no me importaba que lo retirasen, y le he dicho 'tú mismo'. Ifema es el pabellón y tú eres el que manda", ha añadido de Alvear.

La galerista ha subrayado si este hecho "revaloriza" la obra "será la primera vez" que venda algo de este artista, que "siempre" le mete "en líos": "he tenido a todos los presidentes y al Rey boca abajo y no se vendió, me lo tuve que quedar yo en la colección".

Para el artista, Ifema "no es quién para decirle a ARCO, a la galería" o a él mismo qué deben mostrar: "Es un acto de censura primitivista y lamentable", ha asegurado en declaraciones a Efe Sierra, que en una nota previa aseguraba que la decisión dañaba "seriamente" la imagen de la feria "y del propio Estado español".

"Reflexionar no da miedo o no debería darlo", ha añadido el artista (Madrid, 1966), que ha explicado que el propósito de su obra es evidenciar "la existencia de presos políticos en la España contemporánea" y la "persecución ideológica" que "viven" los trabajadores de la cultura en España.

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, ha asegurado a su llegada a ARCO que en España no hay presos políticos y ha considerado que la retirada de la obra de Sierra puede deberse a un tema "conceptual".

"No he visto la obra pero lleva el título de "presos políticos" y si hay fotografías de personas que no son presos políticos hace pensar que conceptualmente no estaba bien ajustada la obra y es un criterio artístico que se ha tomado a la hora de retirarlo", ha agregado.

Los citados en las fotografías de Sierra, que en 2010 rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas aduciendo que él era "un artista serio", no aparecen con nombres pero son fácilmente reconocibles por las etiquetas que acompañan cada imagen.

La portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, ha aplaudido la decisión de retirar la obra porque, ha dicho, "en este momento todo lo que contribuya a tranquilizar el ambiente y la crispación es positivo", mientras que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, la ha criticado y ha apostillado que "no es compatible" con la democracia que haya temas "que no se puedan tocar o sobre los que se pueda hablar".

Para el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, se trata de "censura" de "la Fundación ARCO" y ha considerado este hecho propio "del régimen" del presidente turco y para el del PDeCAT en la Comisión de Cultura, Sergi Miquel, es una "injerencia política" y un "acoso" del Estado a todas las expresiones culturales y políticas que no le gustan.