EFELogroño

El escritor madrileño afincado en Cádiz, Roberto Montero González (Madrid, 1965), conocido como Montero Glez, ha sido galardonado hoy con el VIII Premio Logroño de Novela, por la obra "Talco y bronce", escogida por el jurado como la mejor de las 256 obras presentadas al certamen.

El jurado, presidido por el escritor y premio nacional de narrativa 2007, Vicente Molina Foix, ha hecho público hoy el fallo de este premio, dotado con 45.000 euros para el ganador y también conlleva la publicación de la obra ganadora, prevista para la próxima primavera.

El premio está organizado por la Algaida Editores (grupo Anaya), el Ayuntamiento de Logroño y la Fundación Caja Rioja.

"Talco y bronce" es una novela negra policíaca, basada en hechos reales, que tiene como protagonista a unos quinquis de los años 80 que viven inmersos en el mundo del lumpen, la corrupción policial y la heroína, ha explicado a EFE el propio autor.

Montero Glez, como prefiere que le denominen, ha explicado que ha tratado de hacer un pequeño homenaje al cine de Eloy de la Iglesia, sobre todo, a películas ambientadas en "una época, en la que la heroína cruzaba la calle", como "La estanquera de Vallecas", "El pico" o "Navajeros".

La droga, no obstante, "no es el tema de la novela", ha asegurado, sino que ha pretendido "retratar al lumpen proletario de esa época y cómo tomó un significado político".

Montero Glez ha calificado su novela es "un 'bestseller' policíaco" narrado en un estilo "duro y brutal", que ha tomado de los trabajos del norteamericano James Ellroy , "aunque yo he llevado ese lenguaje a lo mío".

Este escritor madrileño que reside desde hace años en la localidad gaditana de Chiclana ganó en 2008 el Premio Azorín de Novela con "Pólvora negra".

No obstante, ha dicho que no escribe para ganar premios, ya que, "si lo hiciera, me moriría de hambre", ni tampoco aspira a ser un superventas "para comprar un chalé", sino que su objetivo es "hacer historias creíbles", dedicarse a la literatura y "ser leído", algo que ha reconocido haberle "costado mucho".

Ha explicado que publica desde hace 15 años, una etapa en la que ha dicho haber podido "malvivir de esta profesión", a la vez que la combina con colaboraciones en medios de comunicación.

No obstante, ha recalcado que no tiene "aspiraciones burguesas" y sus necesidades "son pocas", lo que le facilita poder dedicarse a la literatura.

Ahora, ha concluido, va a recibir por este premio "una cantidad simpática" que le va a permitir "comprar algo de tiempo" y, "sobre todo, pagar trampas y facturas médicas", que ha dicho arrastrar desde hace unos años, cuando sufrió diferentes problemas de salud.

Roberto Glez sucede en el palmarés de este premio literario, uno de los de mayor dotación económica de España, a Jesús Ferrero, premiado en 2013 por "Doctor Zibelius".