EFEMadrid

Pocos como Rocío Márquez pueden pasar de la ortodoxia a la revolución flamenca, volver y no solo salir indemnes, sino victoriosos para reemprender poco después otro viaje de descubrimiento aún más audaz junto al DJ y productor Bronquio. En pocas palabras, para pasar del "Firmamento" (2017) al "Tercer cielo".

"No pretendo cambiar el flamenco ni ser ejemplo de nada. Pero después de un proceso de conexión personal, de crisis, de búsqueda y de autoaceptación, me doy cuenta de que lo que necesito es estar viva y compartir; es lo que me motiva", explica la artista onubense en una charla con Efe.

A su lado, el jerezano Santiago Gonzalo, más conocido por su pseudónimo artístico de Bronquio, coautor de un trabajo que se edita este viernes de la mano de Universal Music y cuyo origen, curiosamente, está íntimamente ligado al previo "Visto en El Jueves" (2019), más apegado a la tradición.

Él fue el encargado de remezclar uno de sus temas, "Empezaron Los Cuarenta". "A ambos nos gustó mucho el resultado y ahí hablamos de que ese encuentro casual se podría convertir en un diálogo más complejo, así que nos propusimos ver qué pasaba juntándonos algunos días sin pretensiones", rememora.

El resultado son 17 cortes estructurados en torno a tres transiciones según distintas capas de la experiencia. Algunos son más experimentales, otros más accesibles, explorando armonías, polifonías y disonancias, echando mano de susurros, de palabra recitada o de cante y todo mientras se fusionan palos como bulerías, seguiriyas o tonás con "techno", "garage" o "break".

"El no tener expectativas ni presión nos ha favorecido a que de verdad sea un juego, a llegar a ese tercer cielo o zona intermedia que es desconocida para no ir a códigos que ya conocíamos", subraya quien fuera ganadora de la Lámpara Minera en el Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión en 2008.

Insisten en que el proceso creativo entre ambos fue "orgánico y superproductivo". "De hecho, podrían haber sido más cortes, pero a nivel conceptual queríamos dejarlo lo más redondito posible", indican sobre un álbum con letras de autoras contemporáneas como Carmen Camacho, Macky Chuca, Luis García Montero, Antonio Manuel o la propia Rocío Márquez.

Lo más complejo vino después, en las mezclas, a la hora de poner en orden a nivel de frecuencias y volúmenes los distintos elementos. "Ahí es cuando vimos que venimos de dos mundos y formas de entender la música y nos dimos cuenta que había que ceder por ambas partes", cuenta Bronquio.

¿Es el resultado un disco de flamenco? "Para mí lo es, aunque respeto que para otros oídos no lo sea, porque si algo me ha quedado claro en estos años de camino y carrera es que las percepciones pueden ser diversas", señala quien fuera distinguida doctora "cum laude" por la Universidad de Sevilla con su tesis sobre "Técnica Vocal en el Flamenco".

"Tercer cielo" no sonará en la próxima Bienal de Sevilla, pero sí en su Teatro Central el próximo 22 de junio en un espectáculo en el que los dos solos, una con la voz, el otro con su mesa de mezclas, se bastarán para llenarlo de una música que seguirá mutando más allá de lo que ha quedado registrado en el disco.

Además pasarán este mismo sábado por el Schlossfest de la localidad alemana de Ludwigsburg, el 4 de junio por el Theatro Circo de Braga (Portugal) y el 30 de ese mes en Vida Festival de Vilanova i La Geltrú (Barcelona) para seguir acercando el género a nuevos públicos.

Javier Herrero.