EFEMadrid

El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, ha afirmado este miércoles en el pleno del Congreso que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado es "expresión fiel" de la "orientación ética y política" de cómo el Gobierno ha afrontado la crisis sanitaria.

Así lo ha manifestado el titular de Cultura durante la defensa de la partida de su ministerio, donde ha vuelto a recordar la "triple dimensión" de la Cultura: como derecho de "todas las personas", como industria "generadora de riqueza y de empleo" y como "sistema de valores construidos a lo largo de la historia".

"Lamentablemente, la cultura, en los tres sentidos apuntados, se ha visto seria y duramente golpeada durante estos meses", ha matizado al tiempo que ha afirmado que este proyecto de PGE "viene a contribuir" a recorrer un camino bajo los "mimbres de solidaridad y cooperación, con estabilidad y determinación".

Así, Rodríguez Uribes ha recordado que el presupuesto para 2021 de su departamento, en términos consolidados, se eleva a 848,40 millones de euros; y si se añaden los fondos de la UE, éste se sitúa en más de mil millones de euros, en concreto en 1.054,69 millones, lo cual supone un aumento del 37,7% con respecto al presupuesto de 2018.

"Señorías, con estos números, -ha expresado- con estos presupuestos, el Ministerio de Cultura y Deporte da respuesta a los sectores que más han sufrido la crisis de la covid-19. Dirigidos a estos sectores, entre los que se encuentran las artes escénicas y musicales, el cine, las bellas artes, el libro, la moda de autor y el resto de industrias culturales o las artes visuales, hemos consignado importantes incrementos presupuestarios".

Tras su defensa, el ministro de Cultura ha atendido al turno de defensa de las enmiendas de los partidos representados en la cámara baja, como del diputado de Ciudadano, Guillermo Díaz, quien ha criticado que no hayan sido aceptadas "ninguna" de las enmiendas presentadas, como la de aumentar el "objeto del mecenazgo" o la de que se dote de presupuesto a una fiscalía especializada en delitos de piratería.

Por su parte, la diputada popular, Soledad Cruz-Guzmán, ha calificado al ministro de "simple florero que ni pincha ni corta en este Gobierno" porque, ha matizado, este presupuesto para cultura es "insuficiente".

"No sé si el gobierno abandona al cultura si porque piensa que ya no genera votos, o por seguir emulando a Venezuela", ha criticado la popular, al tiempo que ha preguntado al ministro por qué las más de 100 enmiendas presentadas no les han parecido "interesantes" al Gobierno de Pedro Sánchez.

Ha sido durante el turno de la diputada de Unidas Podemos María del Mar Puig, cuando en la cámara se ha vivido el momento de mayor tensión al pedir a Vox que no utilice la figura del poeta Federico García Lorca en su defensa de la tauromaquia.

Según ha dicho García, entre los diputados de Vox hay "antepasados biológicos" de los asesinos del poeta granadino. Una acusación ante la que el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha pedido que la diputada morada se retracte.

Una petición que ha sido negada por García, quien solo le ha pedido a Espinosa de los Monteros una cosa: "póngase la mascarilla", ya que el portavoz de Vox no se la llevaba puesta.