EFEBarcelona

Tras ser una de las revelaciones del otoño literario francés de 2013 con "El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea", el escritor Romain Puértolas se ha convertido ahora en el coguionista de la película "De la India a París en un armario de Ikea", basada en su novela.

La cinta, que se estrena en España en el marco del BCN Film Fest, narra la peripecia de un faquir de calle de la India, que viaja un día a París para cumplir el último deseo de su madre muerta, pero en la capital francesa lo que descubrirá es una tienda de la cadena sueca, donde acabará escondido en un armario que inicia un periplo por el mundo.

En una entrevista con Efe, Puértolas defiende que el espectador que vea el filme, que llegará a las salas el día 10 de mayo, saldrá "queriendo a la vida, queriendo a la gente, casi te dan ganas de besar a los que están contigo en el cine".

"Al menos a mi -prosigue- lo que me transmite la película es un amor a la humanidad, algo que hace mucho bien. Cada vez que la veo me vienen las mismas lágrimas, pero también me río, tengo escalofríos, es una montaña rusa de sentimientos, muy positiva, muy bonita".

La comedia, que se ha rodado en inglés y en la que Puértolas tiene un "papelillo" de treinta segundos, ha sido dirigida por Ken Scott, producida por Luc Bossi (también guionista), y cuenta con intérpretes como la estrella de Bollywood Danush, en el papel protagonista, además de Erin Moriarty, Gérard Jugnot, Bérénice Bejo y Barkhad Abdi.

Para el novelista, que toma su apellido de su familia materna, de origen aragonés, el libro "es una cosa muy loca, mientras que la película es como más realista, aunque con muchos gags y mucho humor", que califica como "una gran arma de defensa, muy necesaria en la vida".

Asimismo, el escritor insiste en que, a diferencia de lo que ocurre cuando uno enciende la televisión para seguir las noticias, "y todo lo que ve es un 90 por ciento de odio, guerras, atentados, hombres que matan a sus mujeres, aquí hay un trozo de luminosidad y fe hacia la humanidad".

Para el autor francés, actualmente residente en Málaga, es "como una especie de contrabalance para establecer el equilibrio y para decirte que este mundo no está perdido".

Califica su experiencia como guionista de "algo maravilloso y mágico, especialmente por ver a tantas personas involucradas en una película de cine que nace de una historia que escribí en un teléfono móvil en un tren de cercanías de París, yendo a trabajar por las mañanas. Es como un cuento de hadas", apostilla.

De todas maneras, confiesa que es de los que considera que "si quieres algo, no lo debes buscar" y agrega: "yo nunca quise ser escritor, nunca pensé que podría serlo, me ha venido por accidente", aunque reconoce que ahora no querría ser otra cosa.

En español acaba de publicar con Grijalbo otro nuevo libro protagonizado por el faquir Dhjamal Mekahn Dooyeghas, "Las aventuras de un faquir en el país de Ikea", en el que, sin abandonar su estilo desenfadado, va más allá de las andanzas de un hombre en busca de una cama de clavos y reflexiona sobre cuestiones recurrentes en su obra literaria, como la emigración.

A su juicio, "siempre hay que considerar al otro, porque, al fin y al cabo, somos todos una comunidad", y alerta de que en el futuro "quizá no sea el hombre blanco quien tenga la vida solucionada, como pasa ahora".

Respecto a nuevos proyectos, Romain Puértolas avanza que está en pleno proceso de creación de una película de animación, de nuevo junto a Luc Bossi, de su novela "La niña que se tragó una nube tan grande como la Torre Eiffel".

Además, tiene previsto publicar en septiembre una nueva novela, "con un estilo muy diferente a todas las anteriores, en la que rompo con el estilo fantasioso, escribo en un francés más rebuscado, sobre una investigación policíaca que transcurre en 1961, con un giro final inesperado, tremendo".

Irene Dalmases