EFEBarcelona

La Fundación Orfeó Català-Palau de la Música ha lamentado con "profunda tristeza" los incidentes ocurridos en el edificio a causa de las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, en los que un grupo de encapuchados ha roto esta noche "cristales y vidrieras históricas" a pedradas.

Tras condenar "enérgicamente" la violencia en "todos sus formatos", la institución ha informado de que ha sufrido un "ataque" en sus fachadas históricas de la calle Amadeu Vives y Sant Pere més Alt, hacia las 20.00 horas, sin que en este momento puedan ser evaluadas aún las pérdidas materiales, aunque subrayan que hay "numerosos cristales y vitrales históricos rotos".

Los incidentes se han producido después del concierto que se ha celebrado este sábado del ciclo "Simfònics al Palau", cuando la mayoría del público ya había abandonado el edificio modernista.

A pesar de ello, unas 300 personas se han tenido que quedar resguardados dentro del inmueble, que ha cerrado sus puertas hasta que el "alboroto ha acabado".

Al Palau no le consta ningún herido y todas las personas que han permanecido encerradas han podido salir posteriormente "con seguridad".

La institución destaca que continuará con su actividad prevista para los próximos días, siguiendo todas las medidas de seguridad por la COVID-19 y asegurará que "todas las entradas y salidas del edificio se efectúen de forma segura", en un momento en el que considera que la "cultura y la música son más necesarias que nunca".