EFECartagena (Murcia)

El cantante maliense Salif Keita ha realizado esta noche su concierto de despedida en Cartagena tras haber recibido el Premio La Mar de Músicas 2019, en el que se le ha rendido tributo por su "voz única y creatividad" y por su defensa de los derechos de los albinos en África a través de dos fundaciones.

La encargada de dar la estatuilla que representa este galardón ha sido, junto a la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, la etnomusicóloga francesa Lucy Duran, especialista en músicas del oeste africano, quien ha resaltado la figura del "gran maestro" que ha "enseñado al mundo" la "inmensa riqueza y cultura de su país".

Por su parte, la presentadora del festival y periodista Lara López ha hecho una mención especial al creador del festival, Paco Martín, fallecido en agosto de 2018, y que "soñó La Mar de Músicas para la ciudad que amaba".

López ha apuntalado que Martín trajo a Cartagena a los músicos que eran referentes con su música, pero también con "sus discursos" y su "lucha por los derechos más elementales", poniendo como ejemplo al artista maliense, que ha agradecido el premio con un concierto que ha levantado al público de sus asientos durante la segunda parte de la actuación con canciones como "Just dance".

"Ahora que la música en directo se ha convertido en un negocio más, parece más necesario que nunca un festival inclusivo y respetuoso", ha destacado López antes de valorar la creación de Martín de uno de los festivales más importantes de Europa.

Keita, catalogado como la voz dorada de África, ha hecho un recorrido por toda su discografía, que le sitúa como un referente esencial del afropop, y en la que también ha hecho incursiones en su último trabajo, "Un autre blanc", que supone su despedida de los estudios de grabación porque resultó un proceso "agotador" y la gente "no compra discos".

El cantante maliense ha estado acompañado de Cisse Abou (secuenciador); Aminata Dante y Bah Kouyate (coros y baile); Molobaly Kone (percusión); Mory Kante Djessou (guitarra); Mamadou Diabate (kora); Oumarou Diarra (batería); Modibo Sissoko (bajo) y Soumah Mohamed Lamine y Adonaide Bohui (teclados).

Ataviado con camisa de cuadros y su característico sombrero blanco y gafas de sol, el albino más conocido del Sahel ha sucedido en el palmarés del Premio La Mar de Músicas a Toto La Momposina, Oumou Sangaré, Susana Baca, Cheick Lo, Pablo Milanés, Omara Portuondo o Gino Paoli.

El concierto de Keita en el Auditorio El Batel ha cerrado la cuarta jornada del festival, en el que ha destacado el concierto que ha ofrecido en el patio del antiguo CIM el portugués António Zambujo, el considerado como un renovador de la música portuguesa, cuya voz ha cautivado al público en perfecta comunión con la fusión que hace del fado, los ritmos caboverdianos, la bossa nova y el jazz.

Enamorado por igual de la música tradicional de su Alentejo natal que con las figuras del jazzista Chet Baker, Tom Waits, Caetano Veloso o Elis Regina, Zambujo ha recorrido su discografía con varias paradas en su último trabajo, "Do Avesso".

El luso ha estado acompañado por Nuno Rafael (guitarras), Bernardo Couto (guitarra portuguesa), José Miguel Conde (clarinetes), João Moreira (trompetas), Filipe Melo (piano y teclados) y Diogo Aléxis (contrabajo).

Mientras, la plaza del Ayuntamiento ha albergado la actuación de Dino D'Santiago, un cantante portugués de ascendencia caboverdiana, creador del nuevo himno de Lisboa, denominado "Nova Lisboa", y que se ha convertido en un icono de la modernidad y el mestizaje lisboeta, además de ser amigo y colaborador de Panda Bear y Madonna, residente los últimos años en el país luso.

En su música utiliza ritmos tradicionales de todos los países de habla portuguesa, convertidos en canciones de baile modernas. Funaná, batuku, morna, kizomba, afro-house y tantos otros movimientos suenan en sus canciones que son bailadas en todas las pistas de baile de Portugal.

El festival continuará en su quinta jornada con la primera actuación en el Auditorio Parque Torres de una artista de Portugal, país invitado a La Mar de Músicas 2019, la cantante de origen mozambiqueña Mariza, que ya pisó el mismo escenario hace dos años y considerada la gran embajadora actual del fado.

Pedro Lizarán.