EFEBarcelona

Con el título "Aquesta puta tan distingida" ("Esa puta tan distinguida), las librerías ofrecerán el 24 de marzo la primera versión en catalán de una de las novelas de Juan Marsé, fallecido el pasado 18 de julio, y quien no tuvo ningún problema en que su último título fuera traducido a su lengua materna.

En declaraciones a Efe, la editora Maria Bohigas, de Club Editor, ha explicado que se trata de un proyecto que llevaron adelante con él, de cuya traducción se ha encargado Martí Sales, y que tenían previsto para junio de 2020, pero la pandemia de coronavirus retrasó su salida y ahora, tras el deceso del autor de "Últimas tardes con Teresa", puede verse como un "homenaje".

Bohigas sostiene que, igual que ocurre con otros escritores, la obra de Juan Marsé "ha quedado tapada por tópicos", según ha podido constatar "con gente lectora y llena de curiosidad respecto a literaturas muy diversas, pero que, en cambio, no sentía ninguna por Marsé".

Esto ha supuesto que "una parte importante de su obra no se haya leído aquí, ya sea por un cierto abandono, falta de interés o pereza", ha explicado.

Sin embargo, argumenta que el barcelonés "es un autor de una calidad excepcional, de los novelistas más grandes que ha habido, no sólo en Cataluña y España, sino en toda su época, con una obra abundante y variada y una personalidad muy especial".

A su juicio, cuando el lector se adentra en su obra, se da cuenta de cómo "va volviendo a sus escenarios, con los mismos personajes, pero sin repetirse nunca, descubriendo cada vez una perspectiva que te hace cambiar su perspectiva total, con un aspecto altísimo, sin haberse privado, tampoco, de ser gamberro en ocasiones".

Bohigas lo considera "uno de los verdaderos novelistas que tenemos los que sentimos interés por la literatura que ha producido un lugar como el nuestro", sin dejarse de preguntar: "¿cómo sería leído Marsé si hubiera escrito en su lengua materna?", que no era el castellano, sino el catalán.

Sobre "Aquesta puta tan distingida", Bohigas piensa que se trata de una obra "muy necesaria, inteligente, deliciosa como novela, muy adecuada para alimentar una discusión que cuesta mucho tener, que es cómo nos explicamos a nosotros mismos, cómo vamos analizando el presente, cómo lo vamos construyendo y cómo hacemos las proyecciones de futuro".

Asimismo, cree que es "una gran reflexión sobre la actividad mítica y las consecuencias de la represión, que no vaciló en vaciar directamente el cerebro de la gente y en instaurar enormes mentiras".

Marsé, subraya Bohigas, "va más allá de eso y reflexiona sobre qué hacemos con estas mentiras respecto de los que vienen detrás".

Tampoco obvia que se trata de acoger por primera vez a Marsé en catalán "y sentirse cerca de esta novela, convocar a un lector que le ha dado pereza acercarse a él y, vía el cambio de lengua, decirle, mira como suena, mira si suena de manera fraternal".