EFEMadrid

"Cantando y bailando" así ha celebrado Soleá su tercer puesto en el festival Eurovisión Junior 2020 con su canción “Palante”, durante la primera gala realizada de forma telemática, en la que la española remontó gracias al voto del público.

“Celebré el tercer puesto cantando y bailando, y cuando vuelva a Sevilla, quiero celebrarlo con los buñuelos de mi abuela”, ha contado Soleá Fernández Moreno en una rueda de prensa tras consolidar su tercer puesto, un bronce que a la sevillana, de tan solo nueve años y trayectoria sobre los escenarios, le sabe a oro.

Con 133 puntos, (73 del público y 60 del jurado) y al igual que Melani, su antecesora el año pasado, Soleá se ha alzado con el tercer puesto a través de una actuación llena de mensajes positivos y sobre una escenografía colorida y dinámica, completando así el podio presidido por la ganadora Valentina, representante de Francia a la que ha seguido en segundo lugar Karakat Bashanova, de Kazajistán.

“Ayer tenía miedo y pensaba que iba a quedar entre las últimas, nadie me daba casi votos hasta que llegué el televoto, y entonces quedé la primera hasta casi el último momento, cuando llegó Francia”, explica tras ser la primera representante española de Eurojunior en realizar una actuación de forma telemática, y añade que le encantaría “repetir la experiencia para vivirla de forma normal, conociendo a los compañeros”.

A horas de la emisión en directo de su actuación, la joven ya cuenta con múltiples felicitaciones, entre las que se encuentran las de artistas como India Martínez, Pastora Soler o el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quién expresó a través de twitter su apoyo hacia la pequeña: “me quedé flipando, mi padre estaba viendo el móvil cuando dijo; mira lo que ha subido el presidente”, cuenta emocionada Soléa, quien a pesar de su corta edad ya cuenta con una carrera sobre los escenarios.

Perteneciente a “los Farruco”, una relevante familia en el mundo del flamenco, Soleá se subió tan pequeña a los escenarios por primera vez que ni siquiera lo recuerda, aunque sí que rememora “actuar en el tablao ‘Cordobés’ de Barcelona” con sus padres, una actuación posterior a su debut en el teatro de La Maestranza en Sevilla, con tan solo tres años.

“Soleá nos ha dado una lección de profesionalidad a todos; es muy perfeccionista y pocas niñas de su edad tienen tan claro como ella cómo enfocar su carrera y cómo dirigir su actuación, tiene una personalidad arrolladora y se nota que viene de una saga de artistas”, ha dicho Toñi Prieto, directora de entretenimiento de Televisión Española sobre la artista.

Soleá “se maneja perfectamente”, e incide en todos los pequeños detalles que configuran una actuación, desde “cómo moverse” hasta detalles como “la ropa o el pelo”. Y es que la pequeña “tuvo claro desde el primer momento que quería llevar el pelo como Beyoncé, y así fue”, confiesa Prieto entre risas sobre la actuación de la pequeña, la primera en formato telemático.

En un tema de pop urbano con matices flamenco y compuesta por César G. Ross, Hajar Sbihi y Bruno Valverde, la pequeña realizó su actuación haciendo gala de su experiencia y soltura sobre el escenario, a pesar de no contar, como de forma habitual, con el apoyo del público de forma presencial.

“Los niños se crecen cuando actúan frente al público, es muy frío actuar sin éste, no sabemos qué va a pasar con la edición de Eurovisión, pero si la situación lo permite, nos gustaría que fuese presencial”, desgrana la directora sobre la edición de Eurovisión, prevista el próximo mes de mayo y cuyo formato aún no está claro.

En el Estudio 5 de Prado del Rey, una superficie de 600 metros cuadrados y sobre una plataforma circular y otra ovalada, la joven Soleá grabó su actuación a comienzos del mes de noviembre, en unos criterios establecidos por la organización de Eurovision Junior, durante una producción de tres jornadas de trabajo que ayer emitió Televisión Española a las cinco de la tarde, siendo la única cadena principal en hacerlo, puesto que el resto de los países lo hicieron por plataformas destinadas a audiencia infantil.

Aunque sin público, la sevillana disfrutó de su actuación, y de cara al futuro tiene claro que se ve “como cantante y conociendo a muchos artistas”, entre los que consideraría un sueño colaborar con Christina Aguilera “haciendo una canción en inglés”, cuenta Soleá, quien confiesa que su mayor deseo sería “poder volver a vivir la experiencia de eurovisión otra vez”.