EFEPeralada (Gerona)

La francesa Sylvie Guillem, una de las más prestigiosas bailarinas del mundo, ha escogido esta noche el escenario del Castillo de Peralada para despedirse de España en un momento en el que pone el punto y final a su carrera.

Guillem ha puesto en escena su 'Life in progress', el espectáculo con el que dice adiós a una larga trayectoria que concluye con medio siglo de vida.

Para la despedida, esta diva de la danza se ha rodeado de los mejores coreógrafos, que han creado para ella un espectáculo completamente personalizado.

La visita de Sylvie Guillem a Peralada ha sido en realidad un regreso, ya que fue en estos jardines donde presentó 'Giselle' en 2002 con el Ballet de La Scala de Milán.

En esta ocasión, Guillem ha interpretado dos estrenos como son 'Technê', una pieza de Akram Khan que explora el lado artístico del ser humano, y 'Here and After', un dúo con una bailarina que es un compendio de su trabajo con el coreógrafo Russell Maliphant.

'Duo' de William Forsythe ha dado paso al broche final de la francesa con 'Bye', una creación de Mats Ek de 2011 que resume el momento actual de Sylvie Guillem en forma de final de carrera de una supuesta artista a la que le ha llegado la hora de retirarse.

La ovación del público de Peralada ha sido el reconocimiento a una trayectoria inigualable de 39 años de danza que concluye con esta gira mundial que hoy recalaba en Peralada.

La selección de coreógrafos ha sido también aclamada por los asistentes al espectáculo, que han alabado desde la frescura de Khan al rigor de Forsythe, el estilo particular de Maliphant y el lirismo de Ek.

La noche en Peralada amenazaba con agua, pero la lluvia ha respetado a Sylvie Guillem en uno de los escenarios más apropiados para acoger la última gira de despedida de la parisina.

Con el Castillo de Peralada al fondo, Guillem ha brillado con luz propia en un espectáculo de 79 minutos con un descanso para reivindicar la fuerza de una carrera que arrancó con dieciséis años cuando entró a formar parte de la Ópera de París.

El mítico Rudolf Nureyef fue quien le dio su primer papel y, tres años después, William Forsythe le dio el papel central de 'In the middle, somewhat elevated'.

Más tarde vino Londres y un sinfín de compañías de primer nivel hasta llegar en la actualidad a ese adiós en el que le acompañan sobre el escenario figuras como Emanuela Montanari, Brigel Gjoka o Riley Watts.

En el futuro, el Festival de Peralada podrá decir siempre que vio una de las últimas actuaciones de Sylvie Guillem, convertida ya en mito de la historia de la danza mundial.