EFEMadrid

Recordados injustamente como un grupo de un solo éxito, Los Bravos viven un particular ajuste de cuentas desde que Quentin Tarantino, un realizador de reconocido olfato musical, eligiera hace unos meses la arrolladora "Bring a Little Lovin'" para promocionar su último estreno, "Érase una vez en Hollywood".

El tráiler de Tarantino ha servido para desenterrar la leyenda del grupo español de mayor éxito internacional de la historia y demostrar, entre otras cosas, que Los Bravos fueron más que los chicos de "Black is black", el número uno mundial de 1966 de esta banda formada un año antes en Mallorca.

En realidad, la canción elegida por Tarantino ya tenía su propia película. "Bring a Little Lovin'" era el tema estrella de "Dame un poco de amor" (1968), el segundo largometraje protagonizado por Los Bravos, que seguían el ejemplo de los mismísimos Beatles con los filmes "A hard Day's Night" y "Help!". Ese era su poderío.

Todo respondía a una ambiciosa estrategia marcada por el suizo Alain Milhaud, que incluía viajes a Londres para grabar los discos del grupo con músicos de sesión en los afamados estudios locales.

Dirigida por José María Forqué, "¡Dame un poco de amooor!" -como aparecía escrita en el cartel promocional- se estrenó un año después de "Los chicos con las chicas", un debut que había firmado Javier Aguirre.

La reciente reedición -al hilo del tráiler de la película de Tarantino- de la banda sonora de "Dame un poco de amor" permite disfrutar de doce canciones que muestran el empuje de un grupo capaz de codearse con las bandas internacionales. Un auténtico milagro en la España franquista de los años sesenta.

Los Bravos explotaban la buena pronunciación en inglés de su vocalista, el alemán Michael Kogel -conocido más tarde como Mike Kennedy-. La banda sonora incluía alguna concesión al español, apenas un par de temas, y ahí el acento del cantante no era tan bueno.

"Bring a Little Lovin'" lleva la firma de dos afamados autores australianos, Harry Vanda y George Young, líderes de los Easybeats, para quienes ya habían logrado un éxito internacional como "Friday on My Mind". George era el hermano mayor de Angus y Malcolm Young, que más tarde formarían su propia banda: AC/DC.

A Los Bravos les llegó la canción en una maqueta con una versión similar a la que ellos acabarían publicando y que los Easybeats terminaron también editando bajo su propio nombre más tarde.

Es cierto que el protagonismo de "Bring a little lovin'" en "Érase una vez en Hollywood" es inferior al del tráiler. En la película se escucha un fragmento de la canción de Los Bravos en uno de los muchos recorridos en automóvil del personaje de Brad Pitt por las carreteras locales.

Pero es suficiente para que el tema haya sido incluido en el álbum de la película, lo cual no es poco, dado el amplio recorrido que suelen tener las bandas sonoras seleccionadas por Tarantino para sus películas.

El grupo español se codea aquí con los primeros Deep Purple, el puertorriqueño José Feliciano y otras bandas de la época como Mitch Ryder & The Detroit Wheels y Paul Revere & The Raiders, cuyos temas en su mayoría suenan en la película a través de la emisora KHJ.

Tarantino ha querido mantener este recurso en el álbum de la banda sonora, que incluye presentaciones de los locutores de la KHJ originales de finales de los años sesenta, la época en la que se desarrolla el filme.

"Bring a Little Lovin'" fue un éxito internacional que marcó el final de la época feliz del grupo, cuya vida documenta "Los Bravos. Recuerdos de una leyenda", la detallada biografía publicada en 2004 por Guzmán Alonso Moreno.

El 29 de abril de 1968, Manolo Fernández, teclista del grupo, y su mujer, Lotty Rey, que estaba embarazada, regresaban de la boda de Miguel Vicens, bajista de la banda, cuando sufrieron un accidente de tráfico. Lotty falleció y Manolo, que era quien conducía, se quitó un mes después. Una tragedia de la que se ocuparon en sus portadas las revistas de la época. Semana hablaba de los "Romeo y Julieta de 1968".

Poco después, el cantante de Los Bravos abandonaba definitivamente el grupo para emprender una carrera como solista con el nombre de Mike Kennedy. El grupo trató de reorganizarse, pero el sueño, intenso y fugaz, había terminado. Carlos Gosch