EFEMadrid

Después de ocho meses sin acoger ningún espectáculo escénico en sus tablas, el Teatro de la Zarzuela de Madrid reabre sus puertas con "Granada", fruto de la unión de "La Tempranica" de Gerónimo Giménez y "La vida breve" de Manuel de Falla tras adaptarlas por las limitaciones que impone la pandemia de COVID-19.

"Llegó nuestro momento. La prudencia ha estado siempre y ahora hay que ir con la audacia", ha apostado hoy en rueda de prensa el director de este espacio, Daniel Bianco, en referencia no solo al estricto cumplimiento de las normas sanitarias, sino también de lo que ha supuesto incorporar las mismas a la representación de estas obras.

Así, por ejemplo, con la dirección escénica de Giancarlo del Mónaco, el 1 de octubre se pondrá en escena "La Tempranica" y un día después, "La vida breve", por la imposibilidad de llevar a cabo en la misma jornada un receso de 45 minutos entre los dos títulos por las dimensiones del recinto.

La idea original de unirlas bajo un mismo paraguas, ha relatado Bianco, vino por sus elementos comunes, empezando porque ambas fueron estrenadas en el Teatro de la Zarzuela (la primera en 1900 y la segunda en 1914), porque Falla declaró públicamente su admiración por Giménez y porque ambas comparten el paisaje de Granada de fondo y, en primer plano, una historia sentimental.

"Son dos psicodramas de dos mujeres que viven intensamente la falta de amor", ha resumido Del Mónaco, quien, tras su acercamiento previo al género a través de "Las golondrinas", se ha declarado "asombrado por la belleza de estas músicas y su dramaturgia".

La complejidad más clara para su representación en estos momentos, no obstante, ha sido la de reconvertir una partitura especialmente densa como la de Falla, prevista para ser interpretada por casi un centenar de profesores de orquesta, a los pocos más de dos docenas que caben ahora en el teatro madrileño por las distancias de seguridad protocolarias.

El encargado de llevar a cabo esta hazaña, con el beneplácito de la Fundación Manuel de Falla solo para este momento tan específico e histórico, ha sido el maestro Miguel Ángel Gómez-Martínez, quien ha reescrito a mano más de 200 páginas de partitura con el propósito "de mantener el espíritu y sonoridad" del original.

"Yo digo que esta es una orquesta sinfónica con plantilla reducida", ha bromeado el director musical de "Granada" tras las palabras de Bianco, quien ha remarcado que el resultado "no es un 'semistage' ni un concierto, ni algo hecho por la covid, sino un gran espectáculo adaptado a las circunstancias".

Como novedad, este montaje incluirá un parlamento ficticio entre los autores de las dos obras que serán interpretados por los actores Jesús Castejón, en el papel de Gerónimo Martínez, y Jesús Hipólito, en el de Falla.

Como protagonistas estarán la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera, en el caso de "La Tempranica", y la soprano Ainhoa Arteta, en el de "La vida breve", papeles que ambas asumen por primera vez en sus carreras con gran ilusión.

"Siento que tengo un gran regalo entre manos", ha señalado Arteta, quien, curiosamente, hace un cuarto de siglo tuvo oportunidad de interpretar al aire ante el propio maestro Gómez-Martínez el aria de "La vida breve" con resultados, según ha relatado risueña, no del todo satisfactorios.

Superadas las dificultades y los ensayos con mascarilla en los que el coro hubo de distribuirse hasta en tres localizaciones distintas del teatro, todos los responsables de esta producción han manifestado su deseo de volver a la actividad. Como ha ratificado el tenor Jorge de León: "Nos estamos cantando encima".