EFEZaragoza

"El ser vivo es una pieza única, como el origami" afirma el artista japonés Tetsuya Gotani sobre su predilección por crear con una hoja de papel, sin cortes ni pegamento, animales, dinosaurios, pájaros, peces o animales imaginarios que ahora pueden verse en Zaragoza.

En la exposición "Origamix" del Museo del Origami de la capital aragonesa, Gotani muestra 38 piezas en las que puede llegar a invertir hasta tres meses de planificación y desarrolla y unas 6 horas en el plegado, como es el caso del anquilosaurio, o una semana y una hora y media respectivamente en el caso de la liebre.

El artista japonés aporta además a la muestra, que podrá verse hasta el 18 de septiembre, los dibujos geométricos en dos dimensiones o CP (crease pattern) con los que planifica sus nuevas creaciones a partir de círculos y líneas rectas.

El comisario de la exposición, Felipe Moreno, ha destacado que uno de los motivos que le llevó a montar esta exposición fue precisamente que el plegador japonés enseña la manera en la que desarrolla sus trabajos tanto en dos dimensiones como el proceso intermedio de los pliegues de cada pieza "antes del colapsado y la figura definitiva".

"La exposición permite ver por primera vez en Zaragoza cómo son los modelos a mitad del plegado y como quedan una vez finalizados. Es una muestra diferente, todo figurativa y educacional y en la que se ve el desarrollo de los modelos hasta su acabado", ha dicho.

El plano de las piezas, que sirve como guía para su confección, pone de manifiesto el objetivo final de todos los plegadores que es, ha apuntado Moreno, "alcanzar la técnica para sacar el máximo número de puntas del papel".

Para esta exposición, Gotani -afincado en la ciudad francesa de Clermont Ferrand, donde junto a su mujer Maiko, que también ha asistido a la inauguración promocionan la cultura japonesa- ha puesto a una de sus obras el nombre de la capital aragonesa: 'Dragón de Zaragoza'.