EFEMadrid

Salta, ya aparecerá el suelo. Esa frase de los indios navajos resume el espíritu de creación de "Antropoceno", la obra que el Teatro de la Abadía ha encargado al estadounidense Thaddeus Phillips sobre "el mundo del futuro": "hablo de los miedos que tenemos todos, excepto Trump y Vox, claro", asegura a Efe.

El estreno absoluto de "Antropoceno", una de las propuestas con las que La Abadía celebra sus 25 años de historia, será el próximo 20 de febrero y estará protagonizado por Silvia Acosta, Julio Cortázar, Kateryna Humenyuk y Almudena Ramos.

El proceso de ensayo, explica Phillips, está siendo al mismo tiempo el de creación, "saltos", "zambullidas" en torno a un artefacto que llaman "domus", una semi esfera de madera que lo mismo "es" el mundo, una casa o el vientre de una mujer.

De cada "inmersión" creativa en torno al "domus" extraen nuevas ideas para este espectáculo eminentemente visual, tanto que entre un parlamento de siete minutos y otro puede haber veinte minutos de acción sin una palabra, precisa el actor y director, que debuta con esta obra en España.

Es, describe, una reflexión "absurda, bella y cómica" a la vez sobre el actual estado de emergencia climática y la fragilidad del mundo, "que solo rechazan los negacionistas", advierte, y que mezcla lo teatral, la performance y la danza.

Para construir su propuesta, que La Abadía le encargó en octubre, Phillips ha acudido a textos como "Homo Deus" y "Sapiens", de Yuval Noah Harari, "La tierra inhabitable", de David Wallace-Wells, o "Ideologías del carbón", de William T. Vollmann.

"Algún día, quizá dentro de no mucho tiempo, los habitantes de un planeta más caliente, más peligroso y biológicamente más mermado que este en el que he vivido, se preguntarán en qué estaríamos pensando usted y yo, o si en realidad pensábamos en algo", escribe Vollmann, una frase "muy inspiradora" para Phillips.

El estadounidense, que vive desde hace seis años en Colombia, asienta su relato en tres años distintos -1945, 2020 y 2097- y varios personajes que desarrollan tramas en torno al antropoceno, es decir, el término acuñado para designar las repercusiones que tienen en el clima y la biodiversidad el abuso de los recursos naturales y la acumulación de gases invernadero.

Gerardo es un contable que trabaja junto a Robert Oppenheimer en la creación de la bomba atómica y se refugia en el alcohol cuando su mujer le abandona; Ana es una científica que prepara una charla sobre el antropoceno y no es capaz de gestionar su preocupación por el futuro y Katia es una cazadora-recolectora que sobrevive como puede en el desierto de Monegros.

"Podemos gestionar la realidad para asegurar la supervivencia de la especie humana y del planeta o podemos autodestruirnos", valora el artista, a cuyo juicio es necesario "un nuevo salto en la evolución humana".

Concha Barrigós