EFEMadrid

Ticketmaster, la compañía de ventas y distribución de entradas de eventos, ha decidido cerrar SeatWave, su portal de reventa de mercado secundario, debido a la polémica surgida entre los usuarios por la reventa de entradas con fines especulativos.

"Hemos oído vuestras peticiones y os hemos escuchado: las webs de mercado secundario (reventa) ya no os convencen y sabemos que estáis cansados de ver cómo otras personas compran entradas solo para venderlas y obtener un beneficio económico", asegura Ticketmaster en un comunicado difundido hoy internacionalmente.

Como alternativa la compañía lanzará una plataforma de intercambio entre los fans dentro de Ticketmaster, donde podrán comprar o vender "fácilmente" las entradas que no puedan utilizar "al precio original o menor".

Desde Ticketmaster aseguran que la nueva web "verá la luz" en toda Europa a principios del próximo año y desde hoy no se darán de alta nuevos eventos en Seatwave, aunque se mantendrán las entradas que han sido colocadas en el portal con anterioridad.

"Nuestro plan a largo plazo siempre fue el de cerrar nuestras plataformas de venta secundaria y crear una de intercambio. Estamos emocionados con el lanzamiento de nuestra web, rediseñada para que comprar y vender entradas sea fácil y rápido, con todas las entradas en el mismo sitio", aseguran a Efe fuentes de Ticketmaster.

Con el cierre de Seatwave la empresa pretende asegurar que las entradas de los conciertos lleguen a las manos de los "verdaderos fans" sin tener que pagar por ello cantidades "abusivas" y sin el control del artista y el promotor, "en un entorno 100 % seguro y transparente".

En los últimos años, la odisea para comprar entradas por internet para conciertos de grandes artistas ha motivado las quejas de los seguidores y los usuarios, que vieron cómo las localidades se agotaban en apenas unas horas, mientras que aparecían entradas disponibles a precios elevados en páginas de reventa.

LiveNation, propietaria de Ticketmaster y de SeatWave, se ha encontrado en numerosas ocasiones en el ojo del huracán, llegando incluso a ser denunciada por FACUA-Consumidores en Acción por lo que consideró una venta de entradas "irregular" para los conciertos que Bruno Mars y Bruce Springsteen ofrecieron en España en 2016.

El creciente hartazgo popular frente a la reventa masiva de entradas, especialmente las de conciertos, desencadenó además una investigación promovida por el anterior ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, por una presunta estafa en la compra de entradas para un concierto de U2 en Madrid a través de la página web Viagogo.

Además, el Senado aprobó el pasado abril una moción presentada por el Partido Popular en la que se instaba al Gobierno a la adopción de medidas ante la reventa de entradas de conciertos y de eventos que generan gran demanda, entre ellas, la prohibición del uso de bots informáticos (programas que sirven para efectuar tareas simples y repetitivas en internet) para la adquisición masiva de tickets.