EFEMadrid

El actor, director y guionista Pau Durà recupera un guion que “llevaba guardado en un cajón 10 años” porque le apetecía “volver a hacer reír a la gente” y hablar de un tema serio como es el miedo a la paternidad. Estas dos ideas son la base de su regreso a la comedia con “Toscana”, que llega este viernes a los cines.

El director cuenta a EFE que dos crisis le dieron la idea de “Toscana”, la económica de 2010 y la suya propia, la de sus 40 años y la paternidad: “El guion surge básicamente por mi miedo a la paternidad. Lo empecé a escribir cuando mi primer hijo nació. Quería retratar de manera cómica esa crisis que pasamos todos a los 40 y el miedo y las dudas sobre ser padre”.

Esta es la segunda vez que Durà (Alcoy, Alicante, 1972) se pone detrás de las cámaras para dirigir una cinta, pero la primera de ellas en la que combina la faceta de actor-director.

“Al principio no me lo había planteado, pero luego me convencieron y es verdad que el personaje es muy parecido a mí. Voy en Vespa a todos lados, no suelo acabar las frases, y menos cuando me pongo nervioso y también tuve una crisis a los cuarenta. Por lo que reescribí el guion pensando en mí en el personaje coprotagonista”, explica.

El actor encarna a Santi, un crítico culinario en plena crisis de los cuarenta que va en Vespa camino a una clínica de reproducción asistida para llevar un frasco con esperma a su mujer para ser al fin padres. Un accidente con un coche, cuya conductora (Malena Alterio), se da a la fuga, amenaza con desbaratar el plan.

Buscando cambio para pagar un taxi, Santi entra en el restaurante Toscana, donde Ramón (Francesc Orella), el propietario, discute en el teléfono por un dinero que se intuye negro, destinado a la reforma del local. La situación se complica cuando entra Tomás (Edu Soto), reclamando el finiquito que se le debe.

A Durà le apetecía desde hace tiempo trabajar con Soto: “Tenía ganas de darle este personaje tan humano con elementos tan sutiles. Edu es una máquina de la comedia y sé que podía mostrar una ternura y fragilidad que le va mucho al personaje”.

Tras terminar la promoción de esta cinta, Durà se embarcará en un viaje por Europa para rodar este verano su tercera película como director y guionista: “Pájaros”, una “road movie” que cuenta la historia de “dos tipos tocados” que persiguen en su coche a unas grullas que han cambiado su ruta de migración.