EFEMadrid

María Moreno, Mari, lleva más de cincuenta años con Antonio López. Se casaron en 1961 y al lado del genio ella ha sido una pintora admirada por el mundo del arte, pero muy poco conocida por el público. Ahora el documental "La luz de Antonio", que se estrena el próximo jueves en La 2 TVE muestra su historia.

Antonio López asegura que es la luz que le ha guiado en el arte y la vida.

"La persona de Mari y su pintura, extraordinaria, hablan de algo, se refieren a algo que me parece que tiene mucho valor, que es la pureza, la pureza de las cosas, en un mundo impuro, no el mundo de ahora impuro, el mundo es impuro. Y a mí eso me parece que es un regalo", explica a Efe el pintor.

"La Luz de Antonio" se emitirá el jueves en La 2 de TVE, en Crónicas, a las 23.35 horas, y acercará la historia de esta pintora, antes de que en enero de 2016 puedan contemplar su obra en la exposición que el Museo Thyssen dedicará a "Los realistas de Madrid", en la que habrá también obras de Antonio López, el segundo artista español más cotizado internacionalmente.

"La pintura de Mari me parece extraordinaria, aporta algo en relación con lo espiritual tan elevado, tal alto, tan raro, como por ejemplo la obra de Juan Gris", precisa Antonio López.

Él no ha visto el documental, y no sabe si ella, que dejó de pintar hace tres años, se dará cuenta de que es la protagonista. "Creo que no -subraya el pintor-, pero es muy difícil de saber, porque hay momentos en que parece que se da cuenta, pero incluso cuando expuso en la Galería Claude Bernard de París, lo vivió como una cosa normal".

"Crónicas" ha viajado hasta París para hablar también con el mítico galerista Claude Bernard, que en 1990 hizo una exposición en su galería de la Rue des Beaux Arts en París, la última individual de la artista, cuya obra, dispersa, intenta recuperar su hija María López Moreno, sobre todo desde que en 2012 el Ayuntamiento de Sevilla manifestase su intención de hacer una gran antológica y reunir sus pinturas de más de medio siglo, de 1957 a 2012.

Aparecen en la cinta, además de su familia, compañeros del grupo de los realistas de Madrid, como Francisco y Julio López Hernández; el director de cine Victor Erice, cuya película "El sol del membrillo" produjo ella; el director del Thyssen, Guillermo Solana, el crítico Francisco Calvo Serraller, el escultor Tomás Bañuelos o el pintor Pepe Carretero.

"¿Pintora en la sombra?". Es la pregunta que hace la guionista del documental, María Moreno, que aunque coincide en el nombre no tiene ninguna relación familiar con la artista. Sus hijas creen que no, que ella ha tomado siempre las decisiones que ha querido y que la relación con su arte le ha hecho muy feliz.

"No es una pintora oculta, ni menor, ni secuestrada -aclara a da Efe su hija María López-. Ha tenido una vida plena, fantástica y maravillosa".

El escultor Tomás Bañuelos añade: "Estar en la creación no significa tener éxito, sólo sentirse satisfecho por haber encontrado esa luz que esperabas".

"Mari -cuenta ahora Antonio López- tampoco ha tenido un empeño en resaltar su condición de pintora, ha tenido una actitud humana muy generosa. Si no hubiera estado yo tan cerca de ella, hubiera sido todavía más grave, habría igual dejado la pintura, es una forma de hablar, claro, pero yo he estado siempre defendiendo su tiempo para que pintara, por ella y por mí que me gustaba mucho lo que hacía".

"Porque ya cuando me casé ella -continúa- tenía tres o cuatro clases, estaba dispuesta a entrar en la enseñanza, consideraría seguramente muy complicado el mundo de la pintura, pero cuando vi más de cerca lo que hacía le dije que dejara la enseñanza y se pusiera a pintar y eso para Mari era bueno y a la vez era una fuente conflictos, como pasa tantas veces".

Antonio López cree que es muy complicado hablar de Mari, porque están todos los artistas del grupo muy cerca unos de otros y tampoco se trata de decir cosas hermosas de ella.

"Mari -sostiene- ha vivido la pintura como habría que vivirla, ha sido muy generosa, valoraba más otras cosas, ha sido así. Lo que pasa es que si no tienes una persona cerca que te estimule de vez en cuando igual se adelantan a la pintura otras actividades que a lo mejor te parecen en el presente más necesarias, que es la familia".

"Y luego estaba cerca de gente muy brillante, no es que ella no sea brillante, me parece más que brillante, pero estaba junto a gente que vivía la pintura de una manera muy profesional. Pienso en todo el grupo nuestro, yo he sido muy profesional, Francisco López también, Carmen Laffón también, Lucio Muñoz... es que si no, no hubiéramos podido salir adelante, estábamos en un mundo de mucha dificultad y había que estar muy atento para poder ir aprovechando lo que te iba llegando y seguir trabajando".

Por Concha Tejedor.