EFEBarcelona

El libro "Barcelona: Título provisional" propone un viaje literario por la ciudad del vicio, la Barcelona negra o la del boom latinoamericano, de la mano de grandes autores del siglo XX como Vázquez Montalbán, Bolaño, Marsé, Quim Monzó, Montserrat Roig o Mercè Rodoreda.

Editado por el Ayuntamiento de Barcelona, la edición del volumen corre a cargo de Andreu Gomila y Diego Piccininno, que proponen un reencuentro con la Barcelona más literaria siguiendo a creadores que "han hecho de la ciudad el personaje principal de su obra".

Cada capítulo, tanto los temáticos como los biográficos, han sido elaborados por escritores y periodistas especializados, como David Castillo, Ignacio Echevarria, Xavi Ayén, Teresa Solana, Marta Pessarrodona, Simona Skrabec, Carlos Zanón, Julià Guillamón, Irene Solà y Blanca Luz Vidal, y Andreu Gomila.

La ciudad se puede interpretar de manera diferente según los ojos que la miran o que la leen, puede ser entendida como espacio urbano, pero también como espacio emocional; es diversa y es asimilada según el momento histórico, según el barrio o incluso según el estado de ánimo, argumentan los editores.

El volumen representa un viaje por la ciudad contemporánea a partir de los momentos más trascendentales que hacen que Barcelona aparezca en el mapa de la literatura moderna: la Barcelona del vicio, cuando escritores tanto nacionales como internacionales presentaron como escenario de inspiración la parte más oscura; o la del boom Latinoamericano, cuando la ciudad acogió a los autores más importantes de las letras latinoamericanas.

También se evoca la Barcelona negra, por ser la ciudad española que empezó a desarrollar el género negro y criminal y por haber atraído a sus autores gracias al prestigioso festival BCNegra; y la Barcelona de una nueva generación de escritores, los creadores del siglo XXI.

Andreu Gomila, coeditor del presente volumen, pisa los bajos fondos de la Barcelona del vicio para explicar los primeros indicios en los que la ciudad aparece como elemento inspirador en las páginas de libros de Hanif Kureishi, Siri Hustvedt, Jean Paul Sartre, que testimoniaron "la parte más fea, la de los bajos fondos".

En 1930, Jean Genet visitó Barcelona, que quedó plasmada en "Journal du Voleur", pero fue Julio Vallmitjana el primer escritor que hacia 1910 comenzó a hablar de la Barcelona más sórdida.

Otros escritores como Josep Maria de Sagarra, Joan Sales, Blai Bonet o André Pieyre de Mandiargues trasladaron a sus personajes al Barrio Chino; Francisco Casavella eligió la Barcelona de las bandas rivales, y ya en el siglo XXI Mathias Enard presenta la ciudad moderna, la de los turistas, pero que aún guarda rincones sombríos.

En los años 60 y 70, Barcelona fue la ciudad elegida para vivir por autores latinoamericanos como García Márquez, Vargas Llosa, José Donoso y Jorge Edwards, satélites alrededor de los que también orbitaron Cristina Peri Rossi, Danubio Torres Fierro, Sergio Pitol, Néstor Sánchez, Luisa Valenzuela, Nélida Piñon o Ricardo Cano Gaviria, con visitas frecuentes de Julio Cortázar o Carlos Fuentes.

Entre éstos, el escritor que tuvo más presente la ciudad en su obra fue el chileno José Donoso en su novela "El jardín de al lado".

En la novela negra figura en mayúsculas el nombre de Vázquez Montalbán, quien en 1974 lanzó a su icónico protagonista Carvalho, si bien ya en 1955 la ciudad condal había marcado la diferencia con respecto al resto de España con Rafael Tasis (Barcelona, 1906-París, 1966), admirador de Simenon, que situó a sus personajes en el casco antiguo, en los barrios de la Ribera, Gràcia y el Poble Sec.

La Barcelona más moderna llega de la mano de Maria Antònia Oliver, pionera en dar vida a una detective, Apolònia GIU, feminista y vegetariana, más tarde Alicia Giménez Bartlett, con Petra Delicado, y finalmente Susana Hernández con Rebeca Santana, una subinspectora lesbiana.

No se podría hablar del Raval, de una Barcelona oscura y de una Barcelona sentimental sin citar a Ricardo Méndez, el alter ego de Francisco González Ledesma; y de Carlos Zanón, que llevó al barrio al primer Carvalho 'póstumo' en "Problemas de identidad".

Más recientemente, han cultivado el género Lluís Llort, Marc Pastor, Anna Maria Villalonga o la propia Teresa Solana.

Jose Oliva