EFESegovia

Más de una decena de pintores han cambiado el caballete por las alpacas de paja este sábado con motivo del XI certamen 'Arte en la Naturaleza' celebrado en Espirdo (Segovia), un encuentro que ha retado a estos artistas a inmortalizar su particular visión de la pandemia del coronavirus.

La interconexión entre personas en tiempos de distancia social, la reapropiación del terreno por parte de la naturaleza y la tan ansiada libertad tras las restricciones de la crisis sanitarias son algunos de los temas propuestos por los autores, procedentes de Segovia, Valladolid, Ávila o Madrid.

Bajo el nombre "Arte en la Naturaleza", el encuentro se celebra desde hace once años en Espirdo y esta vez tiene la novedad de galardonar con tres premios a las mejores obras, que serán exhibidas por el Ayuntamiento, e incluir una nueva modalidad de fotografía.

La alcaldesa del municipio, María Cuesta, ha comentado en una entrevista con Efe que esta cita es ya "un día señalado del verano en Espirdo" para homenajear a la naturaleza, tarea en la que este año participarán al menos trece pintores y doce fotógrafos, estos últimos para captar imágenes de la jornada.

"Este es el medio rural y su principal fuente de riqueza es la agricultura y la ganadería, muchos artistas se inspiran en la naturaleza, así que, ¿Qué mejor lugar para hacerlo que aquí?", reflexiona la regidora.

Una veintena de paneles blancos sobre alpacas de paja forradas sirven de escenario de actuación para los artistas, que con diversas técnicas como óleo, acrílico o spray plasman su particular visión de la actualidad, teñida por la crisis sanitaria del coronavirus.

Frente a uno de estos puestos ha llegado a primera hora de la mañana Sonia Manso, estudiante segoviana de Bellas Artes que responde al nombre artístico de Nia Dahl.

Con acrílico y rotulador, la joven de 22 años se ha propuesto crear una composición que muestre a varias personas en un proceso de transformación en formas de la naturaleza y que, a pesar de estar separadas socialmente, permanecen unidas por una conexión de energías y otras formas orgánicas.

Unos metros más lejos se encuentra Andrea Angelina de Blas, ilustradora segoviana que lleva pintando "toda la vida", sobre todo con óleo y tinta.

Pese a que vive en Espirdo, se enteró por primera vez de este encuentro el año pasado y decidió participar en esta edición, aunque reconoce que pintar sobre la pandemia le parece "un poco rollo (aburrido)": "Ya estamos todos un poco agobiados", lamenta la artista.

Como solución, ha decidido optar por hacer un homenaje a su tierra a través de una pieza en blanco y negro en la que se puede ver la figura de una mujer vestida con un traje regional que se yergue sobre el paisaje de la sierra segoviana.

La ilustradora comenta que la idea surgió al pensar en las manifestaciones que la naturaleza había protagonizado durante los momentos más duros de la pandemia, cuando todas las personas estaban confinadas en casa.

La joven, de 28 años, cita como ejemplo la curiosa imagen que registraron a principios de abril las cámaras de seguridad que vigilan el Acueducto de Segovia, dos corzos salvajes caminando de madrugada junto al monumento en medio de las calles vacías del centro de la ciudad.

Otros artistas han optado por una aproximación más "loca" del momento actual, como el británico John Cooper, que lleva 26 años en España y dieciséis en Segovia, de donde es natural su mujer.

Aunque especializado en cerámica, este creador de sesenta años maneja también la pintura: "Tengo mi propio estilo, creo que será diferente del de los demás, aunque a lo mejor a la gente le parece horrible", comenta, entre risas, mientras cubre con un rodillo todo su lienzo de color negro, sobre el que dibujará un coronavirus.

Carolina Mejías, de 44 años, y Sagrario Llorente, de 60, han optado sin embargo por tonos brillantes para dibujar diversos pájaros de diferentes colores de gran tamaño, que ocupan casi todo el lienzo: "A ver si después de esta pandemia, vemos un poco de libertad", expresa Carolina sobre el enfoque de su obra.

Por Laura López