EFESao Paulo

Una peculiar exposición de 365 maniquíes suspendidos ha quedado abierta en Sao Paulo como homenaje a los más de 600.000 muertos por covid-19 en Brasil y a los profesionales de salud que llevan más de un año luchando contra la pandemia.

El montaje, titulado “Renacimiento” y obra de Siron Franco, ha quedado instalado desde este fin de semana en la "Casa das Rosas", uno de los principales centros culturales de Sao Paulo, en la emblemática avenida Paulista.

Con esta exposición, Siron Franco, pintor, dibujante, grabador y escultor, quiere celebrar la vida y el contacto físico, limitado por el distanciamiento social impuesto por una pandemia que en Brasil ya ha generado más de 23 millones de casos confirmados y 621.000 muertos.

Los maniquíes, de distintos tamaños y vestidos con diversas vestimentas, están suspendidos con cables de acero a seis metros del suelo en el jardín de la "Casa das Rosas".

“Los que se fueron, representados por los maniquíes, claman por la integración de los pueblos, por la comprensión de que debemos amar a nuestra especie y por la defensa de la igualdad y los derechos inalienables de todos”, sostiene el artista plástico responsable de la muestra.

Siron Franco, de 74 años, vive desde 1969 en Sao Paulo y ha presentado obras en los museos más importantes del país y de otros países, como el Museo Metropolitano de Nueva York.