EFESalamanca

La exposición "Francisco Largo Caballero y el protagonismo de la clase trabajadora (1869-1946)" busca reivindicar la figura de un "hombre clave en la historia española del sindicalismo" y para recuperar "parte de la historia de España".

Así lo ha manifestado el ministro de Cultura y Deporte, Miguel Iceta, durante la visita que ha realizado este miércoles junto al secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, a la muestra que se puede contemplar en el Centro Documental de la Memoria Histórica en Salamanca.

La exposición descubre, en opinión de Iceta, una parte de la historia de España que "una larga dictadura pretendía trocear e interpretar la historia a su antojo y conveniencia", lo que impidió que fuera reconocida la labor realizada por Largo Caballero.

Más de 400 piezas, entre fotografías y artículos históricos y familiares, expuestos en el Centro Documental para la Memoria Histórica con sede en Salamanca, buscan reivindicar la figura de dirigente obrero del histórico socialista, sindicalista y presidente del consejo de ministros en la II República, Francisco Largo Caballero.

Entre estas fotos, se exponen veintitrés cedidas por la Agencia EFE, fruto del convenio firmado con la Fundación Largo Caballero en julio de 2006, que recorren parte de la vida del dirigente y de su participación en mítines de las Juventudes Socialistas, también como miembro del Gobierno Provisional de la II República y su juicio.

"Recuperar parte de nuestra historia, una parte dramática, heroica y trágica, pero una parte de las que nos sentimos muchos legítimamente orgullosos. Así se podrá conocer en profundidad la historia de uno de los personajes más relevantes de la época de la República", ha señalado Iceta.

Por su parte, Pepe Álvarez ha destacado que "Largo Caballero es el primer protagonista de prácticamente todas las conquistas con mayúsculas del movimiento obrero", un sindicalista que irradiaba "liderazgo y carisma".

Frente a ello, ante un sindicalista "respetado", Álvarez ha advertido de "ese intento" que se vive en España en los últimos tiempos "de lapidar a los líderes más insignes del movimiento obrero, de tergiversar su historia".

En su opinión, esto "no ocurre en ningún otro lugar de Europa, ni siquiera la extrema derecha europea osa cuestionar el papel de los grandes líderes del movimiento obrero en su países".

El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, ha ensalzado la figura de Largo Caballero, "un hombre que se vinculó a la creación de un sindicato y luego sufrió las penalidades de una guerra, de un exilio, de un campo de concentración y tuvo una vida muy complicada".