EFEMadrid

La librería madrileña Mujeres y Compañía, especializada en literatura feminista, se ha unido hoy a las críticas contra los tres autores que están detrás del pseudónimo de Carmen Mola y ha decidido retirar los libros firmados con este pseudónimo.

"Nuestra aportación al jastag Carmen Mola, pero Mola más que los señores no lo ocupen todo", ha explicado la librería en su perfil de Twitter, acompañado por un vídeo en el que se ve como retiran de sus estanterías libros como "La novia Gitana", "La nena" o "La red púrpura" y se los devuelve a Penguin Random House (Alfaguara).

La librería madrileña se une de este modo a las críticas contra los tres autores que hasta ahora usaban como pseudónimo el nombre de Carmen Mola y que este fin de semana se alzaron con el Premio Planeta, dotado con 1 millón de euros.

La librería recuerda al final de su video que solo un tercio de los libros publicados en España están escritos por mujeres.

La consellera de Igualdad y Feminismos catalana, Tània Verge, ha dicho que el hecho de que sean tres hombres y hayan firmado su obra con nombre de mujer supone una "banalización" de lo que durante años tuvieron que hacer numerosas escritoras, que ocultaron su identidad tras un nombre masculino para poder publicar sus obras.

En una entrevista a TVE Cataluña, Verge ha señalado que los autores "no tenían necesidad de hacer" lo que hicieron y ha recordado que las mujeres creadoras "siguen teniendo más dificultades" a la hora de dar a conocer sus obras "y cobrando menos y con menor visibilidad" que los hombres.

Los tres autores detrás de Carmen Mola son Jorge Díaz, Antonio Mercero y Agustín Martínez y se han alzado con el premio, el mejor dotado de la literatura en todo el mundo, por "La Bestia".

El presidente del Gremio de Editores de Castilla y León, Héctor Escobar, ha considerado también hoy como "un juego de mal gusto" que los ganadores del Premio Planeta se hayan "escondido" detrás de un seudónimo con nombre de mujer.

"Creo que es una especie de juego de mal gusto", ha dicho Héctor Escobar, que ha inaugurado este lunes en Palencia el Encuentro Internacional de la Edición de Castilla y León.

Una de las principales críticas, vertidas por numerosos usuarios de Twitter a lo largo de este fin de semana, viene del gran número de escritoras que a lo largo de la historia se han visto obligadas a publicar con nombre de hombre como las tres hermanas Brontë, que usaron los nombres de Currer Bell (Charlotte), Ellis Bell (Emily) y Acton Bell (Anne) en varias de sus obras.

A lo largo de la historia hay numerosos ejemplos de mujeres que firmaron sus obras bajo nombres masculinos, como George Sand que era en realidad Amantine-Lucile-Aurore Dudevant y A.M. Barnard que era Louisa May Alcott, o en España, Cecilia Böhl de Faber que firmaba como Fernán Caballero.