EFEMálaga

Una letra "M" con un "carrusel de colores que se convierte en un tapiz bordado precolombino", según su autor, protagoniza el cartel anunciador del vigésimo tercer Festival de Cine en Español de Málaga, obra del diseñador pacense afincado en Sevilla Pedro Cabañas.

Esta obra, titulada "Mucha más Málaga", ha sido elegida por unanimidad por un jurado entre las 261 presentadas al concurso convocado por el Festival en su página web, que abrió una votación popular en la que un total de 47.560 personas emitieron su voto.

Con esos votos se seleccionaron diez carteles finalistas, a los que se sumaron otros diez carteles elegidos por la organización del certamen, y el jurado ha deliberado entre las veinte propuestas.

Cabañas ha explicado este lunes en la presentación del cartel que el título, "Mucha más Málaga", es una "decidida aliteración" con la letra protagonista, y la "M" central roja "capta la atención" del espectador y para el autor representa "la gran alfombra roja que serpentea por toda la ciudad".

"Es la alfombra que está en la entrada del Teatro Cervantes, que callejea por toda la ciudad y que nos lleva a la calle Larios, algo que me ha impresionado siempre, porque cuando me echo a la calle veo que la ciudad vive transversalmente el Festival", ha añadido el diseñador.

Esa "M" roja central está rodeada de "un carrusel de colores que explota y se convierte en un tapiz bordado precolombino que unifica la cultura latinoamericana, que tanta importancia tiene en un Festival de Cine en Español", ha señalado Cabañas, que ha apuntado que es "un pequeño homenaje a las culturas y a las maneras de tratar la estética artesanal a uno y otro lado del Atlántico".

Según Cabañas, el objetivo de cualquier diseño gráfico "es llegar", y el fin es que "la gente lo vea, lo disfrute y lo haga suyo", y por eso considera que desde ahora pierde la autoría del cartel, que "pasa a ser del Festival".

Después de veintiséis años de trabajo como diseñador, ha asegurado que su deseo de hacer el cartel del Festival le ha "generado un convencimiento de que no estaba concursando" y convirtió las bases del concurso "en las ideas fuerza que da un cliente para afrontar un proyecto".