EFEMadrid

Explorar "las diferentes facetas científicas, culturales y artísticas que busca comprender el color y cómo se está utilizando en las investigaciones del momento". Ese es el objetivo de la muestra "Color. El conocimiento de lo invisible", según han explicado sus comisarios, María Santoyo y Miguel Delgado.

"El color, en cierta forma, se ha convertido en la llave que interpreta la realidad, y que también nos da acceso al corazón último de las cosas, al conocimiento de lo invisible. El desarrollo científico y tecnológico amplía cada vez más la gama cromática de nuestro mundo, y nos permite conocerlo más allá de sus límites, y eso es lo que nos atraía a la hora de llevar a cabo la exposición", ha señalado Santoyo en la presentación de la exposición.

La muestra, que podrá verse de manera gratuita en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid hasta el 9 de enero de 2022 con previa reserva de entrada vía web, explora las distintas facetas del color, desde la científica hasta la social, cultural y artística.

"El color entrecruza disciplinas que convergen y divergen, tiene micronarrativas que nos explican el mundo", ha apuntado la comisaria.

La exposición comienza con una instalación lumínica dedicada al prisma de Isaac Newton, uno de los experimentos más importantes de la historia de la ciencia, cuando logró separar los siete colores de la luz del Sol y demostrar que el arco íris es una parte minúscula del espectro electromagnético.

"El prisma se convierte en el símbolo de la capacidad científica de descomponer y comprender la materia. Este era un juguete óptico, de entretenimiento que alumbró todo este espectro de colores. Muestra la fascinación primigenia de ver colores", ha precisado Santoyo.

En esta parte, el visitante podrá ver desde una edición original del "Optiks" de Newton (libro sobre la óptica) hasta objetos experimentales como prismas y materiales de gabinete de la época, pasando por una serie de cinco entrevistas a expertos españoles de diferentes campos científicos.

En la tecnología también hay una carrera por intentar captar el color de la forma más verosímil posible, lo que se explica en una parte de la muestra protagonizada por el color verde como metáfora de lo tecnológico.

Un recorrido muestra las distintas fases de la tecnología con el color, desde la fotografía hasta el cine, la televisión o los videojuegos. "No es lo mismo el verde del 'Mago de Oz' que el de 'Matrix', hay una evolución tecnológica en el impacto del color", ha apuntado Delgado.

La sala "El color como invención" señala que este concepto "no es real", sino "una construcción mental, de cada uno": "Un individuo puede distinguir tonos que otro no es capaz. El color ofrece certezas al mismo tiempo que preguntas y enigmas. Al ser una invención, el color contiene muchas convenciones culturales, históricas y sociales", ha afirmado Delgado.

Por ello, el color rojo no tiene el mismo significado ahora, que hace años. Hoy en día se asocia con la ira, la sangre, el poder o la venganza, mientras que en el pasado estaba ligado a lo femenino.

Como cierre de exposición, hay una sala que está dedicada a la emotividad explicada a través de la psicología. "El color analiza cómo nos comportamos ante distintos colores, identificando las emociones que suscitan en nosotros", ha explicado el comisario.

A través de una instalación de diferentes retratos, la artista italiana Roselena Ramistella aborda el cromatismo de las emociones con su serie de cuadros "The Warmth", donde, mediante una cámara térmica, fotografía a personas en situación de vulnerabilidad.