EFEAlmería

Almería es una tierra de luz que ha sido cuna de grandes fotógrafos como los miembros del grupo AFAL, conocido por su revista homónima, un legado que ahora retoma el Colectivo Fotográfico Desencuadre con ‘Revista-D’, una publicación de “autor” que pretende luchar contra la “banalización” de la fotografía.

“Si AFAL en su momento significó la nueva fotografía, en contra de la fotografía de salón, la fotografía establecida, un poco encasillada; nosotros, desde el principio, como colectivo y en la revista también, defendemos la calidad en contra de la banalización extendida de la fotografía”, afirma el fotógrafo Carlos de Paz, presidente de Desencuadre.

“Hoy en día parece que todo el mundo, por el hecho de hacer fotos es fotógrafo y nosotros defendemos otro tipo de fotografía mucho más personal, más de autor”, afirma De Paz en una entrevista con EFE.

Explica que la idea de ‘Revista-D’ inicialmente preveía una “pequeña tirada” para los socios, pero gracias a los patrocinios se ha logrado llegar a los 2.000 ejemplares por número, con contenidos “hechos por fotógrafos almerienses pero también que no sean de Almería pero que traten temas almerienses”.

Los autores de cada número son elegidos por un comité del que forma parte De Paz y el fotógrafo y realizador audiovisual Pepe Jiménez, que acompaña al presidente del colectivo durante la entrevista.

La intención es que cada autor pueda presentar su portafolio. Y todo ello sin anuncios, porque los patrocinadores sólo tienen a su disposición dos páginas para publicar sus propias imágenes y “no romper el carácter cultural y eminentemente fotográfico y de autor que tiene la revista”.

Han conseguido que ‘Revista-D’ no sólo supere las fronteras de Almería, sino también del país, con números que van a Nueva York, Suiza o México, por ejemplo.

El diseño de la publicación es también importante. “Muchas veces, he echado en falta como autor, poder tener ese diálogo con el que diseña, con el que trabaja con mis imágenes (…) Hay un diálogo con cada autor para que, al final exista una simbiosis en el trabajo de diseño”, afirma De Paz.

El objetivo es que todos los trabajos que se publiquen tengan un alto nivel de calidad fotográfica, algo que Pepe Jiménez tiene claro, ya que es el coordinador de contenidos de la revista. En estos momentos, ya trabaja en el tercer número, que será un monográfico de homenaje a Carlos Pérez Siquier, Premio Nacional de Fotografía en 2003 y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2018.

En cada número se busca recoger “todas las sensibilidades fotográficas”. Al ser interpelado sobre si esperan llegar a ser lo que significó AFAL en su momento, afirma que “es una aspiración, pero, evidentemente, AFAL significó en su momento un revulsivo a nivel fotográfico que nosotros no podemos pretender tampoco llegar a alcanzar”. “Ni por difusión ni por la temática que tratamos”.

Con el número dedicado a Pérez Siquier, quieren que todos los reportajes y todas las fotografías que publiquemos, si es posible, que sean de socios del colectivo”, centrándose en los “grandes temas” que éste desarrolló a lo largo de su carrera, como La Chanca, la playa, etcétera.

“Otros que hemos llamado “Informalismos” donde se recoge todo lo que son los, digamos, los experimentos entre comillas que Carlos hizo a través de la fotografía y dónde se aproximaba un poco a una fotografía más explorativa, más vanguardista y que dé calidad también (...) La gente que va a colaborar en este número va a tener la oportunidad de homenajear al maestro, forzando un poco también los límites de esas fotografías”, añade.

A pesar de su juventud, el colectivo nació en el 2018, cuenta ya con unos 50 socios y pese a lo que pudiera parecer, la pandemia y el confinamiento ha ayudado en parte al desarrollo de algunos proyectos. “Ha sido bastante fructífero el hecho de que incluso hayamos tenido que pararnos en un momento dado, obligados por la pandemia, evidentemente, pero no hemos dejado de trabajar”, concluye Jiménez.