EFERoma

Una rosa roja sobre la tumba del célebre pintor Rafael Sanzio en el Panteón de Roma marca el punto de partida del programa con el que Italia honrará durante todo este 2020 el V centenario de la muerte de uno de sus genios más universales.

La capital italiana colocará cada día del 2020 una rosa en la tumba del célebre pintor renacentista, nacido en Urbino en 1483 y fallecido un 6 de abril de 1520 en Roma a los 37 años de edad.

Los restos de Rafael reposan en el interior del grandioso Panteón de Agripa, siguiendo sus propios deseos, en el interior de una tumba diseñada por él mismo, pero construida por su discípulo, el escultor Lorenzo Lotti, en el altar de la Madonna del Sasso.

Una sencilla inscripción realizada por su amigo Pietro Bembo marca el lugar, a modo de loa a su fuerza creativa de pintor: "Aquí yace Rafael, quien mientras vivió hizo temer a la naturaleza ser superada por él y que, cuando murió, esta temió morir con él", reza.

Italia comienza así a celebrar el quinto centenario de la muerte de uno de sus genios más universales, después de un 2019 dedicado a los 500 años del fallecimiento en Francia de otro icono, Leonardo Da Vinci.

Pero especial atención recibirá en Roma, donde dejó gran parte de su legado artístico, sobre todo en el Vaticano, donde alcanzó la gloria a las órdenes de los papas Julio II y León X y sus respectivas cortes.

Para ellos, de hecho, realizó algunas de sus obras más famosas, como el fresco de "La Escuela de Atenas", que decora el Palacio Apostólico, entre muchas otras.

En el programa de eventos para recordarle preparado por el Ministerio de Cultura destaca una gran muestra en las Escuderías del Palacio del Quirinale de Roma entre el 5 de marzo y el 2 de junio, que reunirá 200 obras de Rafael, entre pinturas y bocetos.

Unas cincuenta piezas provendrán de la Galería de los Uffizi de Florencia, donde Rafael pasó parte de su vida, y otras tantas llegarán desde museos como el Louvre de París, la National Gallery de Londres o el del Prado de Madrid.

De la institución española se espera en concreto "La Virgen de la rosa", pintada hacia 1517.

También rendirá homenaje al pintor su ciudad natal, Urbino, una antigua ciudad de Las Marcas y centro neurálgico del Renacimiento y donde se puede visitar su casa natal y el taller de su familia.

En concreto ya tiene abierta la exposición "Rafael y los amigos de Urbino", en la que se indaga los vínculos del genio con un grupo de pintores y artesanos que enriquecieron su formación y, por ende, su transición hasta la fama en Roma en la última parte de su vida.