EFEBerlín

El director argentino-israelí Daniel Barenboim concentró hoy a unas 40.000 personas en el corazón de Berlín para una nueva edición de la "Opera para todos", un concierto al aire libre y gratuito ante la sede de la Staatsoper actualmente en obras.

La Staatskapelle, la orquesta de la que es director titular, el coro de la ópera nacional berlinesa y la solista georgiana Lisa Batiashvili, actuaron con el maestro desde la céntrica Bebelplatz, entre el edificio de la Staatsoper y la avenida Unter den Linden berlinesa.

El repertorio incluyó piezas de Richard Wagner, el compositor del que Barenboim es incondicional, combinado con fragmentos de la Quinta sinfonía de Ludwig van Beethoven, entre otros clásicos.

Para la ocasión quedó cortada al tráfico la avenida Unter den Linden, a la altura de la Universidad Humboldt y la sede de la Staatsoper, actualmente cerrada mientras se realiza la profunda renovación del edificio.

Miles de berlineses, mezclados con turistas y visitantes siguieron el concierto en plena calle, bajo el cielo plomizo de un mes de junio que está siendo poco estival en la capital alemana.

La gran zona ciudadana se llenó a rebosar de ciudadanos que siguieron el concierto de pié, sentados en sillas plegables o en las escalinatas de los edificios vecinos.

Barenboim respondió a las entusiastas ovaciones con varias repeticiones fuera de programa, incluido un tema popular georgiano con el que el director quiso transmitir la solidaridad a los afectados por las recientes inundaciones en Tiflis.

El concierto de la serie "Ópera para todos" fue transmitido por primera vez en directo por el canal franco-alemán Arte, vía televisión e internet, lo que según fuentes de ese medio posibilitó a otros 40.000 ciudadanos seguirlo desde otras partes del mundo.

El popular ciclo de conciertos quedó instituido en 2007 y se ha consolidado desde entonces como una de las grandes citas, ciudadanas y turísticas, del calendario berlinés. EFE

gc/si

(foto)