EFEMadrid

Vicky Luengo, integrante del elenco de la recién estrenada "Madres", habla con Efe de su gran pasión por la interpretación y analiza su carrera, la cual comenzó a los 14 años sobre las tablas de un teatro: "Siento un profundo amor por mi profesión".

Vicky Luengo (Palma, 1990) expresa un "profundo amor" en cada una de sus palabras cuando habla de la interpretación, su profesión. "La interpretación me ha acompañado a lo largo de mi vida entera, por lo menos de la que soy consciente", cuenta la actriz a Efe mientras relata sus primeros pasos como actriz.

Fue con tan solo 10 años cuando pidió a su madre que le apuntara a una escuela de teatro musical a la que, a partir de los 11, acudía "cada sábado, durante cuatro horas", algo que combinaba con clases extraescolares de teatro a lo largo de la semana.

"Cuando me subí a las tablas de un teatro para hacer mi primera obra profesional, con 14 años, me dije que nunca haría otra cosa que no fuese ser actriz", relata Luengo, que se define a sí misma como extrovertida pero en "constante cambio": "Estoy constantemente viviendo experiencias nuevas que me hacen modificarme".

Ese primer trabajo profesional, una obra de teatro infantil musical en la que participó en Barcelona a los 14 años, fue la chispa que avivó la llama para que la actriz sintiera la llamada de las tablas, a las que se subió una y otra vez para dar rienda suelta a su gran pasión, la interpretación: "Siento un profundo amor por mi profesión y por eso no dudé en dedicarme a ello".

Sin embargo, reconoce que fue cuando formó parte del elenco de "Una historia catalana", obra representada en el Teatro Nacional de Cataluña en 2013, cuando sintió que verdaderamente había logrado ser actriz: "No fue por un tema económico", reconoce la de Palma, quien cuenta a Efe que la razón fue mucho más emotiva y humana.

"Se acabó la función y vi a mi madre, de pie, aplaudiendo desde la platea del Teatro Nacional de Cataluña. Ese día me dije 'Lo he conseguido, soy actriz'", relata Luengo con cierta emoción en la voz.

Conocida por su papel en "Las leyes de la termodinámica" (2018), de Mateo Gil, y galardonada con el premio a mejor actriz en el Festival Internacional de cine de Nueva York en 2015 por su papel en el largometraje "Born" (2014), Luengo ha sido capaz de compaginar, a lo largo de toda su carrera, proyectos de cine, teatro y televisión.

Ha sido en este 2020 cuando las plataformas han permitido que podamos disfrutar de ella en diferentes producciones al mismo tiempo. Un pequeño papel en la película española, original de Netflix, "Hogar" (2020), le concedió la oportunidad de rodar con los hermanos David y Álex Pastor, con los que le hacía "mucha ilusión trabajar": "Me enganchó el proyecto y me apetecía formar parte de ello, poner mi granito de arena".

A dicho proyecto se ha sumado el de "Madres", disponible en Amazon Prime Video, en el que Luengo da vida a una mujer embarazada con un pasado vinculado a las drogas que pondrá en peligro su salud mientras siga adelante con su idea de tener el bebé.

Cuenta la actriz que también pudo terminar de rodar otra serie, "Antidisturbios" (Movistar+), de Rodrigo Sorogoyen, antes de que la crisis del coronavirus comenzara a trastocar los rodajes, pero que, sin embargo, no corrió la misma suerte con el primer largometraje de Carol Rodríguez, "Chavalas", el cual protagoniza.

La actriz, que alaba el trabajo tanto de Sorogoyen como el de Isabel Peña y Eduardo Villanueva, como guionistas de la policiaca "Antidisturbios", reconoce que este rodaje ha sido "una de las experiencias más maravillosas" de su vida: "Ha sido increíble y he aprendido muchísimo. Me parece que Sorogoyen es un genio y he disfrutado como una enana".

No obstante, la artista de Palma, a la que le habría gustado verse en el papel que Gena Rowlands interpretó en "Una mujer bajo la influencia" (1974) de John Cassavetes, hace memoria junto a Efe y reflexiona sobre aquellos personajes que marcaron su carrera y que, como dice ella, tiene guardados "en una cajita de oro".

"Los personajes también tienen que ver mucho con el momento vital, pero recuerdo uno, el de la película francesa 'Carmen' que tengo guardado en una cajita de oro. Fue para mí un reto vital increíble y volví siendo otra persona", cuenta la actriz, que admite, por otro lado, que el personaje de "Antidisturbios" es "uno de los retos más importantes" de su carrera.

Es, precisamente, al hablar de futuro y de sus deseos para próximos papeles cuando la actriz se vuelve más exigente: "No pienso en un medio o un género, pienso más en que me llegue un personaje que cuente algo que me interese. Busco guiones que hagan que se me mueva algo dentro y poder decir 'quiero que de mi boca salgan estas palabras'".

Patricia Muñoz Sánchez