EFEBarcelona

Emma Vilarasau interpreta en el Teatre Romea de Barcelona a Nora Helmer, la protagonista de "Casa de muñecas" de Henrik Ibsen, que veinte años después del famoso portazo con el que acaba la obra, vuelve a casa para reencontrarse con el marido y los hijos que abandonó.

Éste es el argumento de la obra "Casa de nines, 20 anys després", un texto de Lucas Hnath, que habla "del precio de la libertad", según ha dicho este jueves Sílvia Munt, directora del montaje, que se estrenará el próximo 25 de junio, dentro del festival Grec.

Ramon Madaula interpreta al marido abandonado, Júlia Truyol a la hija que ha crecido sin su madre e Isabel Rocatti a la niñera que la ha criado, en un obra que transcurre "en un espacio cercano a un 'ring', en el que entran cuatro combatientes que tienen que escucharse", según la directora.

En su opinión, "nuestra sociedad sigue sin aceptar que una mujer deje a sus hijos con su padre y se vaya", por lo que cree que la historia que escribió Ibsen en 1879 "es muy actual", porque "todos seguimos estando sometidos a patrones culturales".

Otro elemento que da actualidad al discurso es que, aunque los personajes son los de la obra de Ibsen y el autor da continuidad a la obra gestada a finales del siglo XIX, el texto que se estrenará en el Romea está escrito por el norteamericano Lucas Hnath en 2017.

"Es maravilloso que haya sido precisamente un hombre quien haya escrito esta obra que se pregunta por qué una mujer necesita libertad, y que lo haya hecho con tanta inteligencia y tanto conocimiento", ha dicho Sílvia Munt, que considera que el texto "no habla de feminismo, sino de libertades".

La pieza "no aborda sólo de la libertad de la mujer, sino la libertad en general -ha remarcado Isabel Rocatti-, porque el sistema patriarcal también afecta a los hombres, a los que impide elegir".

En este sentido, Madaula ha definido su personaje como "un hombre que ha amado mal, que ha amado a una mujer para amarse a sí mismo y la ha considerado un trofeo, y que, a pesar de su orgullo inmenso, reconoce su error".

Lejos del panfleto o de la moraleja, "Casa de nines, 20 anys després", "es una obra en la que nadie tiene razón y todos la tienen", según la directora.

La mujer que ansiaba la libertad se enfrenta al hombre que no supo amarla, la madre que abandonó a su hija se encuentra cara a cara con la hija que ha crecido lejos de ella y ha construido una personalidad muy diferente a la de la madre, y la madre que no ha educado a sus hijos conoce a la mujer que los ha criado y que no ha tenido ni tan siquiera la opción de decidir.

"En esta obra son muy importantes los actores", ha señalado la directora, que sitúa en el centro de este combate a cuatro bandas a una mujer "con defectos y virtudes, que no es una heroína, sólo una mujer frágil que lucha".

"Yo la veo como un pez fuera del agua que intenta respirar", ha agregado Emma Vilarasau, que se enfrenta a uno de esos personajes cargado de matices "que te enamoran como actriz".

"Quienes conocen y aman 'La casa de muñecas' tienen en esta obra un regalo que les permite continuar la historia - según el director del Romea, Josep Maria Pou-, y los que no la conocen tienen ante sí una obra actual e interesante sobre lo difícil que es ser uno mismo en este mundo donde es tan importante gustar a los demás".