EFEMadrid

Dulce Chacón publicó hace 17 años "La voz dormida", una novela sobre la vida de las republicanas encarceladas por Franco, que el empeño de la actriz Laura Toledo convirtió en un monólogo que lleva dos años por España y que vuelve a Madrid "más necesario que nunca" porque "ya no se pueden dormir más voces".

Toledo; la adaptadora del texto, Cayetana Cabezas; su director, Julián Fuentes; el productor, Salvador Collado, y la escritora y hermana de Dulce Chacón (1954-2003), Inma Chacón, han explicado este lunes en rueda de prensa, en el Teatro Marquina, donde se estrena mañana, porque considera, que la obra es "ahora" absolutamente "necesaria".

"Parece que todavía hay que pedir permiso para hablar de memoria histórica. El perdedor, el republicano, todavía no ha podido hablar en alto en muchos sitios. Hay mucha gente que no quiere que se hable de esto y ya no se pueden dormir más voces", ha asegurado Chacón.

La escritora ha recordado que cuando su hermana publicó "La voz dormida", que se desarrolla entre 1939 y 1963 y narra la vida de Pepita Patiño y su hermana, hubo una crítica "horrible" de un crítico en el diario El País que terminaba diciendo "que la novela no era necesaria".

"Lo es. Lleva casi cien ediciones y se lee en los institutos, en los colegios. Es capital", ha reivindicado Chacón sobre el texto, que tuvo su adaptación cinematográfica en 2011, dirigida por Benito Zambrano.

La hermana de la autora ha querido ser parte del proyecto porque "le apasiona" y porque el texto que ha escrito Cabezas a partir de la novela es "de una maestría alucinante", un "trabajo virtuoso" que "permite que de una sola voz salgan todas las voces".

La adaptación teatral, estrenada en mayo de 2017 en Zaragoza y que se ha programado en teatros de Montevideo (Uruguay) o Dubai (Emiratos Árabes), ha focalizado la acción en un solo personaje.

"Es una historia de amor en un conflicto de guerra. Quería hablar desde una persona que ni entendiera de banderas ni de bandos. Vamos a dejarnos de bandos ya. Mi personaje -Pepita Patiño- se posiciona solo en defensa de amor", ha explicado Toledo.

Para la autora de la adaptación, vestida con una camiseta en la que podía leerse "Carmena perpetua", en alusión a la alcaldesa de Madrid en funciones, se trata de una obra "real, estable y consolidada" y en su acercamiento al original de Chacón ha respetado "todo el amor que hay en cada palabra".

El texto, ha añadido el director,"representa con mucha sencillez a mucha gente; es la condena de la humillación, del sufrimiento y de la certeza de que todavía no se ha hablado suficiente de lo que pasó. Cada vez es más pertinente y conforme se desarrolla la vida de este país vemos que tiene más sentido".