EFERedacción deportes

El CV Teruel, tras el claro triunfo por 3-0 sobre el Unicaja Costa Almería, se afianza como rey de la Supercopa en la que suma nueve entorchados por siete de su rival, su más inmediato perseguidor.

Se esperaba que el primer título de la temporada 2020-21 deparara un partido más equilibrado entre los dos grandes favoritos al título (con permiso quizá del Guaguas) para la temporada que se acaba de inaugurar, pero el equipo turolense pasó como una apisonadora sobre su oponente, que no tuvo ninguna opción siguiera de inquietar en cualquiera de los parciales disputados (25-19; 25-13; 25-18).

El conjunto de Miguel Rivera no dejó pasar la oportunidad de sumar su quinta Supercopa de España consecutiva demostrando que va a comenzar la temporada a un alto nivel, a la vez que infligió un duro golpe moral a los almerienses.

Aunque en los compases iniciales del partido el marcador y el juego estuvieron igualados, poco a poco el equipo aragonés fue imponiendo su contundencia en el remate con un gran Filip Gavenda y con excelentes bloqueos que hicieron que se despegase con comodidad en el electrónico para acabar con un claro 25-19.

Si en el primer parcial la igualdad fue la tónica en su inicio, en el segundo no fue así porque en un abrir y cerrar de ojos se colocó 7-2 el equipo turolense, y posteriormente 13-3, manteniendo las fortalezas que había exhibido anteriormente mientras que su oponente no era capaz de encontrar resquicios por donde inquietar a los anfitriones.

Por ello, el Unicaja Costa Almería fue desmoronándose progresivamente y cometiendo errores claros ante un CV Teruel dominador, especialmente con un bloqueo demoledor, que acabó llevándose la manga nuevamente con gran comodidad (25-13).

El tercer y a la postre definitivo set volvió a comenzar de manera abrumadora para los de la ciudad mudéjar (6-1) pero cierta relajación permitió al conjunto mediterráneo acercarse (10-8) y mantener la manga viva durante un tramo de la misma, pero el equipo naranja retomó la intensidad para ponerse a las puertas del triunfo final (20-15) que no dejó escapar.

El partido se disputó en el pabellón Los Planos de Teruel ante 300 espectadores por limitación del aforo debido al coronavirus y Jordi Ramón, del Club Voleibol Teruel, fue elegido Mejor Jugador de la final.