EFEHouston (EE.UU.)

El bateador designado dominicano Edwin Encarnación jugó el segundo partido con su nuevo equipo de Los Yanquis de Nueva York y logró el primer cuadrangular con el que le permitió destacar como uno de los peloteros latinoamericanos protagonistas en la jornada de las Grandes Ligas.

También luciendo poder ofensivo, el bateador emergente puertorriqueño Enrique Hernández pegó grand slam y terminó con cuatro carreras remolcadas.

Desde el montículo, el abridor venezolano Antonio Senzatela lanzó serpentina de lujo y se acreditó la victoria.

Encarnación mandó la pelota a la calle en su primera oportunidad al bate en el segundo partido que disputó con los Yanquis, líderes de la División Este, que se impusieron por 6-3 a los Rays de Tampa Bay.

Adquirido de los Marineros de Seattle el pasado sábado, el primer golpe de la segunda jornada de Encarnación con el uniforme de los Yanquis fue un batazo de cuatro esquinas, después que en el debut había abanicado el aíre.

Encarnación (22) mandó la pelota a la calle en la octava entrada contra el relevista Andrew Kittredge.

El cerrador cubano Aroldis Chapman (19) consiguió salvamento en un episodio.

Hernández (11) pegó grand slam en el séptimo episodio y terminó con cuatro remolcadas para los líderes Dodgers de Los Ángeles, que blanquearon 9-0 a los Gigantes de San Francisco.

El toletero boricua, que pegó perfecto 1 de 1, terminó con cuatro carreras remolcadas y una anotada, luego de castigar al relevo Trevor Gott, mandando la pelota a las gradas por todo lo alto del jardín izquierdo.

Senzatela trabajó seis episodios y dos tercios en la victoria de los Rockies de Colorado por 8-1 sobre los Diamondbacks de Arizona, lo que le permitió dejar su marca en 6-5 tras haber lanzado seis episodios y dos tercios, en los que permitió siete imparables, una carrera, dio cuatro pasaportes y ponchó a cinco bateadores rivales.

El abridor venezolano enfrentó a 30 bateadores con 103 lanzamientos, de los cuales 59 viajaron del strike.

El bateador designado cubano Jorge Soler (20 conectó cuadrangular solitario en el tercer episodio con los Reales de Kansas City, que blanquearon 9-0 a los Marineros de Seattle.

El receptor puertorriqueño Roberto Pérez conectó uno de cuatro vuelacercas de los Indios de Cleveland, que vencieron 10-3 a los Vigilantes de Texas.

Pérez (12) participó en una racha de tres cuadrangulares seguidos contra los Vigilantes al cazar la serpentina del relevista Drew Smyly.

La última vez que los Indios conectar tres vuelacercas consecutivos fue en Seattle el 16 de julio de 2004.

El antesalista dominicano José Ramírez (5) también conectó de vuelta entera en el tercer episodio, con dos corredores por delante.

Mientras, la novena tejana, a pesar de la derrota, el segunda base venezolano Rougned Odor (9) mandó la pelota a la calle en el quinto episodio, solitario.

El jardinero dominicano Ramón Laureano participó en la lluvia de seis cuadrangulares de los Atléticos de Oakland, que apalearon 16-2 a los Orioles de Baltimore, el equipo con la peor marca de las Grandes Ligas.

Laureano (11) lo conectó en el cuarto episodio llevando a dos corredores por delante al cazar la serpentina de su compatriota, el abridor Gabriel Ynoa.

El jardinero cubano Lourdes Gurriel mandó la pelota a la calle para los Azulejos de Toronto, que perdieron 1-3 contra los Angelinos de Los Ángeles.

Gurriel (8) mandó la pelota al otro lado de la barda contra el trabajo del Tyler Skaggs, sin corredores en circulación.

El guardabosques dominicano Eloy Jiménez pegó cuadrangular de dos carreras en el noveno episodio, castigando a la primera organización que lo contrató en las mayores y los Medias Blancas de Chicago superaron 3-1 a los Cachorros, el equipo rival y vecino de la Liga Nacional.

Jiménez (12), de 22 años, mandó la pelota a la calle en el noveno episodio contra su compatriota el relevo dominicano Pedro Strop, con un hombre en los senderos.

El jardinero fue considerado una de las promesas por los Cachorros antes de ser enviado a los Medias Blancas a cambio del lanzador zurdo, el colombiano José Quintana, en julio del 2017.

El cerrador dominicano Alex Colomé (15) consiguió salvamento en trabajo de un episodio con los Medias Blancas.