EFEVitoria

Las bajas lastraron este viernes a un impotente Bitci Baskonia que perdió en Atenas ante el Panathinaikos por 75-63, en un partido que controlaron los griegos desde el salto inicial y llegaron a tener una ventaja de 25 puntos sobre los vascos, que no lograron sobreponerse a las ausencias de varios jugadores.

Los minutos iniciales marcaron el desenlace de un encuentro dominado de principio a fin por el equipo local, aunque los azulgranas pudieron reaccionar y tirar de orgullo para recortar diferencias en un último cuarto sentenciado, después de tres períodos en los que firmaron unos pobres porcentajes en el tiro.

Los interiores Jeremy Evans y Okaro White con 18 y 17 créditos de valoración respectivamente hicieron añicos la zona visitante con solo tres errores en sus lanzamientos, mientras que por el lado vitoriano solo destacaron Wade Baldwin a nivel estadístico con 24 créditos, y Steven Enoch con 11 puntos y 11 rebotes, aunque ninguno de los dos lograron contener al rival en los momentos más críticos para su equipo, que deja lejos las mínimas posibilidades que tenían para soñar con un playoff, que se convierte en una mera utopía.

El Panathinaikos arrancó mejor el duelo, con más ritmo, intensidad y acierto, lo que propició un parcial inicial de 18-4.

Los errores ofensivos de los azulgranas se alternaban con otros despistes defensivos que facilitaron las canastas de los helenos.

La ausencia de Matt Costello por un esguince de tobillo dejó a Steven Enoch como único pívot de un equipo que no logró entrar en el partido en un primer cuarto atroz que se cerró con un contundente 22-8 y en el que debutaron Stefan Jovic y Sander Raieste por cada bando.

El joven estonio se vio obligado a jugar en posiciones interiores ante la falta de efectivos en un Baskonia que seguía sufriendo y continuaba con malas sensaciones.

Los griegos estaban más sueltos en cada acción y leyeron a la perfección las ventajas físicas de sus jugadores ante sus defensores, sobre todo en el interior, donde Jeremy Evans y Okaro White no encontraban rival.

Los errores en el lanzamiento exterior impidieron a los vascos crecer en el marcador y meterse en el partido. De hecho, los baskonistas no lograron anotar ningún triple en los primeros veinte minutos, que concluyeron con un 38-20, que dejó encarrilado el duelo para los verdes.

Después de 23 minutos entró el primer lanzamiento de tres de los vascos, 14 intentos después, pero el guión apenas cambió tras el paso por vestuarios y los locales ampliaron la renta hasta los 25 puntos, (50-25).

La sequía anotadora de los vascos fue una rémora insalvable para los de Neven Spahija, que sufrieron en la defensa del juego interior y en el uno contra uno. Tanto Jeremy Evans como Okaro White camparon libremente en la zona y no tuvieron oposición a la hora de desarrollar su juego.

Con tan pocos efectivos, los azulgranas echaron de menos la aportación en momentos importantes de otros jugadores como Wade Baldwin, que había sido el más destacado en los últimos duelos, pero no tuvo su noche en Grecia.

El último asaltó comenzó con un claro 57-32 y solo sirvió para que Dimitris Priftis pudiera utilizar a los menos habituales. Baskonia logró acercarse en el marcador y rozar los diez puntos de diferencia, pero el Panathinaikos controló el partido y sumó su quinto triunfo del curso con un 75-63.

- Ficha técnica:

75 - Panathinaikos OPAP (22+16+19+18): Nedovic (16), Bochoridis (3), Papapetrou (7), Okaro White (12) y Evans (14) -cinco titular-, Kavvadas (4), Kaselakis (7), Avdalas (-), Jovic (6), Mantzoukas (2) y Sant-Roos (4).

63 - Bitci Baskonia (8+12+12+31): Granger (7), Baldwin (16), Giedraitis (12), Fontecchio (11) y Enoch (11) -cinco inicial-, Lamar Peters (-), Raieste (-), Barrera (3) y Marinkovic (3).

Árbitros: Luigi Lamonica (Italia), Fernando Rocha (Portugal) y Saulius Racys (Lituania). Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la vigesimatercera jornada de la Euroliga disputado en el Oaka de Atenas ante 951 espectadores.