EFEAbu Dabi

Abu Dabi decidirá por cuarta vez, desde su debut, en 2009, un Mundial de Fórmula Uno; un campeonato que en esta ocasión se resolverá entre el neerlandés Max Verstappen (Red Bull) y el inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que llegan empatados a puntos (369,5) a Yas Marina, el circuito que el próximo domingo albergará la vigésima segunda y última carrera del año.

Yas Marina, un circuito que inicialmente superaba los cinco kilómetros y medio; y que, tras algunos retoques -entre ellos, la eliminación de la chicane del principio y el ensanche de la horquilla de la curva 7- a partir de este año será de 5.281 metros; debutó en el Mundial -ya decidido a favor del inglés Jenson Button (Brawn)- en 2009. Con victoria, en carrera nocturna, del alemán Sebastian Vettel (ahora en Aston Martin), que un año más tarde festejaría el primero de sus cuatro títulos mundiales, todos ellos con Red Bull.

Ese título, el de 2010, fue el primero que se decidió en Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, que se convirtió en la sede del segundo Gran Premio de F1 -después del de Baréin (2004)- que tuvo lugar en Oriente Medio. Donde, entretanto, debutaron, durante las pasadas tres semanas, los de Qatar, en Losail; y Arabia Saudí, en Yeda: escenario de la alocada y caótica carrera del pasado domingo que supuso el último y hasta ahora más potente desencuentro entre Hamilton, que logró su octavo triunfo del año; y Verstappen, que, al sumar uno más en lo que va de 2021, retuvo el liderato.

El español Fernando Alonso (Alpine), de aquella en su primera temporada en Ferrari, llegaba líder (con 246 puntos) a la última prueba del Mundial de 2010; al que, aparte de Vettel (238), también optaban el compañero de éste, el australiano Mark Webber (231), y -con remotas posibilidades- el propio Hamilton (222). El doble campeón mundial asturiano (2005 y 2006, con su actual escudería, entonces denominada Renault) no pasó del séptimo puesto -por un error de estrategia de la Scuderia- y Vettel se convirtió esa noche, con 23 años, en el campeón más joven de la historia. Honor que seguirá en su poder, pase lo que pase el próximo domingo: porque 'Mad Max' tiene 24; y Sir Lewis, doce más que éste.

En 2011, cuando ganó Hamilton por delante de Alonso, Yas Marina albergó el penúltimo Gran Premio del año; y ya era matemáticamente campeón Vettel; que al año siguiente firmó su tercer título -de nuevo en dura pugna con el genio astur- en la última carrera, en Brasil. Abu Dabi albergó ese año la antepenúltima carrera, que ganó el finés Kimi Raikkonen, con un Lotus,; y en el que Alonso acabó de nuevo segundo.

Vettel sumó su tercer triunfo en los Emiratos en 2013, por delante de su compañero Webber y después de haber certificado su cuarto título en la India, donde Red Bull festejó su cuarto 'doblete', al capturar los campeonatos de pilotos y de constructores.

La segunda vez que el Mundial se decidió en la capital de EAU fue en 2014. Con el polémico sistema de puntuación que otorgaba valor doble a esa carrera y que nunca más se empleó. Hamilton ganó su segundo título -el primero data de 2008, con McLaren-, batiendo a su compañero alemán Nico Rosberg. El inglés llegó líder y se hubiera llevado el título de cualquier forma, porque ganó la carrera y el hijo del legendario Keke Rosberg sólo pudo ser decimocuarto.

El alemán se tomaría la revancha dos años después, en 2016; la tercera vez que un piloto se coronó en Yas Marina. Rosberg llegaba con 12 puntos de ventaja y la bastó ser segundo, por detrás de su colega inglés, para convertirse en campeón del mundo. Cinco días antes de anunciar su retirada.

Una temporada antes, en 2015, Hamilton ya se había anotado matemáticamente el campeonato en Estados Unidos, cuando aún quedaban otras tres pruebas para el final, en la pista de los Emiratos. Tres carreras que se anotó Rosberg.

Hamilton elevó a cinco su récord de victorias en Yas Marina ganando en 2018 y 2019, cuando ya entró en Abu Dabi con el Mundial resuelto a su favor; al igual que en 2017, cuando se impuso su compañero finlandés Valtteri Bottas.

El año pasado, cuando el espectacular y excéntrico campeón de Stevenage ya había igualado las siete coronas del alemán Michael Schumacher -el 'Kaiser'-; Verstappen, que aspira a evitar el domingo un inédito octavo título de Hamilton, logró su único triunfo en Abu Dabi. Donde este fin de semana se decidirá el Mundial más apretado de las pasadas temporadas.

Hace 47 años que dos pilotos no llegan con los mismos puntos a la última carrera, en la que se decidirá un Mundial de F1 por vigésima novena vez. Fue en 1974, cuando, en Estados Unidos, el brasileño Emerson Fittipaldi capturó su segundo título, tras deshacer a su favor el empate que le unía a otro mito, el suizo Clay Regazzoni.

Esta vez a la emoción se une la polémica; que se desprende de la posibilidad de que, en caso de que ninguno de los contendientes sumase puntos, Verstappen será campeón. Por lo que, en caso de un hipotético accidente que dejase a ambos fuera de carrera, en Yas Marina saldría beneficada la joven estrella neerlandesa.

Adrián R. Huber