EFERedacción de deportes

La taekwondista española Adriana Cerezo, reciente subcampeona olímpica en Tokio 2020, declaró a su llegada a Madrid,en un acto de bienvenida en la sede del Comité Olímpico Español (COE), que "esa espinitia del oro perdido"en la final de -49 kilos "estará para siempre" y que tiene claro que "París será el siguiente objetivo" en el que centrarse.

Cerezo, de 17 años, expresó muy sonriente que con el paso de los días siente "menos enfado" por no haberse alzado con el título olímpico y que "la alegría va ganado a la rabia".

"Tenía muy claro desde que llegué a Tokio que el objetivo era conseguir una medalla. Antes de disputar las semifinales no me conformaba con el bronce, quería algo más", indicó.