EFESan Juan

A más de 8.000 millas (13.000 kilómetros) de su casa y alejada de sus amistades, la puertorriqueña Adriana Díaz, la máxima tenismesista del continente americano y una de las grandes promesas deportivas de la isla, celebra este sábado, en China, su 20 cumpleaños.

En entrevista con Efe desde el país asiático mediante mensaje electrónico, Díaz reflexionó sobre el haber llegado a sus primeras dos décadas de vida, y cuyo tiempo indicó que "ha pasado rápido".

"Pero también siento que he vivido en mis veinte años, muchísimas experiencias que me han ido formando, y me siento afortunada con todo lo que he hecho y muy emocionada por lo que me resta hacer en el presente y lo que trabaje para el futuro", resaltó la jugadora nacida en Utuado, en el interior de la isla.

¿QUÉ HACE ADRIANA EN CHINA?

Y entre esas experiencias que le restan vivir y disfrutar a la tenismesista 19 del mundo, están la de plantarse varias semanas en China junto a su padre y entrenador, Bladimir, y su hermana mayor, Melanie, para competir en tres torneos importantes.

La Copa Mundial de Mujeres en Weihai, las Finales de la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF, en inglés), en Zhengzhou, y un torneo del World Team Tennis (WTT) en Macao, serán los tres eventos que jugará Díaz, todos en noviembre y en formato de "burbuja" como protección de infectarse de la covid-19.

La Copa Mundial se llevará a cabo del 8 al 10, las Finales de la ITTF del 19 al 22 y el torneo del WTT en Macao del 25 al 29.

"Son los tres eventos más fuertes del tenis de mesa mundial en una sola gira. Es un reto, porque soy de las pocas jugadoras que está clasificada a los tres eventos", explicó Díaz a Efe.

Dichas competencias marcarán las primeras de Díaz en ocho meses de inactividad debido a la pandemia.

La atleta compitió por última vez en el Abierto de Hungría en febrero.

LA FAMILIA DÍAZ ESTARÁ MÁS DE UN MES EN CHINA

Los Díaz partieron de Puerto Rico a China el pasado 17 de octubre.

Tras casi dos días de viaje, estos lograron arribar al país asiático, pero obligatoriamente tuvieron que aislarse para prevenir ser contagiados con la covid-19.

Debido al aislamiento obligatorio, Adriana tuvo que hacer ejercicios dentro de la habitación del hotel en que se habilitó para mantenerse físicamente activa.

Pero, después de ocho días de cuarentena, cuatro de ellos en Weihai, Adriana finalmente recogió su raqueta y logró entrenar bajo la tutela de su progenitor.

"Ahora mismo estoy en aislamiento. Lo he estado desde que llegué a China. Ya pudimos empezar a entrenar y ahí pude ver a mi papá y hermana que también estaban aislados, pero es en un horario limitado. Ya cuando terminamos de entrenar, regresamos cada uno a nuestro cuarto del cual no podemos salir", abundó.

ADRIANA NO DEJA DE ESTUDIAR

Y así como Díaz retoma sus entrenamientos, también continúa sus compromisos como estudiante universitaria tomando sus cursos en línea del Recinto Online de la Universidad Ana G. Méndez, en San Juan.

Sobre ello, la joven deportista, natural del pueblo montañoso de Utuado, explicó que debido a la diferencia del horario entre Puerto Rico y China, no le permite estar presente en los cursos virtuales.

No obstante, la plataforma le permite entrar en su tiempo disponible a estudiar y hacer mis trabajos.

Díaz, a su vez, es una de los más de veinte deportistas puertorriqueñas clasificados a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Sin embargo, debido a la pandemia, la competencia internacional se atrasó del verano pasado al del 2021.

EL DISTANCIAMIENTO FAMILIAR LE HA AFECTADO

Sobre la pandemia, la tenismesista mencionó que la "libertad, la competencia, los amigos, el poder hacer las cosas como normalmente lo hacíamos y abrazar a mi familia" han sido lo más que ha extrañado.

"Sí tengo que decir que pude estar en casa con mi mamá y hermanas, que eso dentro de todo es algo positivo. Pero igual, nosotros somos bien familiares, y no poder abrazar a nuestros familiares estando en Puerto Rico libremente fue bien difícil", ahondó.

A SUS 20 AÑOS ES UNA EJEMPLO PARA MUCHOS

Díaz, quien se ha convertido en una ejemplo para tantos jóvenes en la isla por sus triunfos locales e internacionales, aconsejó a este grupo de personas a perseguir sus sueños, tal y como ella los está logrando.

"Eso es lo que me gustaría que cada joven viera en mí: alguien que se levanta todos los días a trabajar para alcanzar sus metas y que reconoce que el camino no será fácil, pero tampoco imposible", sostuvo la campeona en sencillos de los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Jorge J. Muñiz Ortiz