EFEMadrid

El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, pidió al Consejo Superior de Deportes (CSD) la apertura de un expediente disciplinario al presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y que se le aparte de sus funciones de manera cautelar.

La denuncia pide la incoación de un expediente para depurar las responsabilidades indicadas en el marco de la infracción prevista en el artículo 76.2.d) de la Ley del Deporte de 1990 y se le aparte de sus funciones federativas de forma cautelar en aplicación del artículo 43 c) de la misma.

También que, a la vista de la gravedad de los hechos, se haga uso de la facultad prevista en el artículo 43 c) de la Ley que confiere la competencia para "suspender motivadamente, de forma cautelar y provisional, al presidente de la RFEF como consecuencia de presuntas infracciones o irregularidades muy graves y susceptibles de sanción, tipificadas como tales en el artículo 76. 2 d) de la norma.

El escrito del sindicato, según pudo confirmar EFE, recuerda que la Agencia de Protección de Datos abrió en julio de 2021 un procedimiento sancionador contra la RFEF, tras la denuncia de AFE por haber hecho públicos unos audios sobre una reunión con David Aganzo sin tener autorización para ello.

Dicho expediente se cerró con una sanción de 200.000 euros por vulneración del Reglamento General de Protección de Datos, "con menoscabo de los fondos de la RFEF", y "un pronunciamiento que competía a la estricta libertad del representante sindical".

También alude a la información publicada el pasado día 17 por El Confidencial, sobre seguimientos hechos por una agencia de detectives a David Aganzo, encargados supuestamente por la RFEF.

Para AFE, "estos hechos evidencian el deseo de intervenir en la ordenación y organización de una entidad sindical autónoma e independiente sometida la LO de Libertad sindical y cuyos derechos se conculcan con actuaciones como las descritas".

Igualmente subraya "la presunta utilización de fondos de la RFEF para, directa o indirectamente, sufragar los gastos de las actuaciones indicadas" y que "existe una política de hostigamiento a AFE derivada de la RFEF y de algunos de sus directivos o empleados que está afectando a la intimidad personal de los dirigentes de AFE y a los derechos sindicales que le corresponden en tal condición".

AFE argumenta que la RFEF recibe fondos públicos o que tienen su origen en la capacidad coercitiva del Estado, como es el caso del dinero que recibe de las Quinielas (0,5) y el determinado por el Real Decreto Ley 5/2015 para la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional, con el 0,5 para el fútbol aficionado y las cantidades correspondientes al fútbol no profesional y al fútbol femenino.

La consideración de la organización deportiva como una facultad delegada lleva, igualmente, a considerar que la licencia deportiva arranca de la propia consideración pública y a función disciplinaria es, igualmente, una función pública.

Las actuaciones de la RFEF pueden suponer para el sindicato una infracción de las previstas en el artículo 76.2.d) de la Ley del Deporte de 1990, sobre la incorrecta utilización de las subvenciones, créditos, avales y demás ayudas del Estado, de sus organismos autónomos o de otro modo concedidos con cargo a los Presupuestos Generales del Estado".

Si se demuestra que existe un abono de cantidades para un fin que no tiene conexión con la respectiva federación ni con su objeto social, podría haber, según AFE, una infracción del mismo artículo en lo relativo a la incorrecta utilización de los fondos privados, o de otro modo concedidos con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

"Los hechos indicados pueden tener cabida en el marco infractor de la LD, por lo que, sin perjuicio de otras eventuales responsabilidades, se considera necesario que se investiguen las que son objeto de la presente denuncia", añade el escrito de AFE.

El pasado 22 de abril el diario El Confidencial publicó un audio en el que el jugador del Barcelona Gerard Piqué planteó a Sergio Ramos, cuando era capitán del Real Madrid, apoyar a Luis Rubiales y apartar a David Aganzo de la presidencia de AFE.

Aganzo accedió a la presidencia del sindicato en noviembre de 2017, cuando Luis Rubiales la dejó para optar a presidir la RFEF, y fue reelegido presidente del sindicato en abril de 2021.

Entonces obtuvo 3.079 votos, frente a los 1.808 logrados por la candidatura alternativa que encabezada Gaizka Toquero y de la que formaban parte personas que integraron el equipo directivo de Rubiales, que presidió AFE desde 2010 hasta 2017.

Aganzo es miembro de la Comisión Directiva del CSD y el pasado 16 de noviembre fue elegido presidente del sindicato internacional FIFPRO durante la asamblea general celebrada en París.