EFEMorelia (México)

Miles de hinchas de los Monarcas de Morelia del fútbol mexicano salieron este domingo a las calles de la ciudad y violaron la cuarentena para protestar por la anunciada mudanza del equipo a Mazatlán, en el Pacífico.

Los simpatizantes del Morelia partieron desde el estadio Venustiano Carranza mostraron pancartas y ondearon banderas vestidos con camisetas con los colores del equipo. Algunos con bufandas, recorrieron partes importantes de la ciudad para reclamar por el posible cambio de sede.

Aunque no hay una información oficial, los medios mexicanos han dado por hecho el traslado de la franquicia a Mazatlán. Algunos de los manifestantes se quejaron de la incertidumbre por la falta de confirmación y lamentaron que ignoren a la afición.

El pasado domingo el Morelia confirmó la salida de la institución del entrenador argentino Pablo Guede y horas después anunció el despido del director deportivo Héctor Lara.

Morelia estuvo a punto de bajar a la división de Ascenso al concluir el Clausura 2017, pero un gol de último minuto del peruano Raúl Ruidíaz le dio la victoria ante el Monterrey y mantuvo al conjunto en Primera división, después de lo cual el equipo mejoró y en el pasado Apertura 2019 alcanzó las semifinales en las cuales fue eliminado por peor posición en la tabla por el América con el que empató 2-2 la serie.

En el Clausura 2020 el conjunto de Guede estaba técnicamente en zona de clasificación porque, aunque aparecía noveno de la tabla de posiciones, sumaba los mismos puntos del séptimo a falta de siete juegos cuando se canceló la competición.

Este domingo algunos manifestantes cuidaron las medidas de protección del coronavirus, pero otros salieron a las calles sin cubrebocas, en sus autos o a pie.

Este sábado ya un grupo de aficionados se había apostado en el estadio Morelos en espera de que alguien de la directiva les explicara qué sucede, pero no recibieron respuestas.

Las protestas dominicales coincidieron con el lanzamiento horas antes por parte del equipo femenino de un vídeo en el que las jugadores confirmaron que sus contratos terminan este domingo y no saben nada de su futuro.

El acto de los hinchas confirmó una semana de disconformidades por parte de los seguidores del Morelia que incluyó casos de aficionados con ataques de llanto, cuyos testimonios fueron divulgados en las redes sociales.