EFESan Sebastián

La Real Sociedad volverá a estar este viernes en el bombo de Copa del Rey en busca de las semifinales, una confirmación de lo que bien que se adapta a este torneo un conjunto vasco que ganó la edición 19/20 y que desde la llegada de Imanol Alguacil solo ha perdido un partido en esta competición en tres años.

La Real, de la mano del técnico oriotarra, ha pasado de afrontar un torneo que suponía un auténtico tormento durante más de dos décadas, con excepciones puntuales, a convertirse en un objetivo de la temporada y la opción más factible de sumar títulos.

Alguacil ha dirigido los dieciséis últimos partidos de Copa con un balance espectacular en este torneo de 13 victorias, 2 empates y la derrota que le dejó fuera de cuartos de final en la temporada 20/21 ante la bestia negra de Alguacil, un Betis que precisó de prórroga para dejar fuera a los donostiarras.

La Real ha olvidado ya sus continuos reveses ante equipos de inferior categoría -ninguno ha podido eliminar a los blanquiazules con Alguacil- y su palmarés copero de estos tres años lo adornan triunfos de prestigio como el logrado este miércoles contra el Atlético de Madrid (2-0), una victoria en el Santiago Bernabéu (3-4) o la final de Copa ante el Athletic (1-0) que anticipan las posibilidades de pelear por la Copa en la presente edición.

Ahora los donostiarras vuelven a centrarse en la liga con la visita el domingo del Getafe al Reale Arena, en una jornada que otorgará la posibilidad al equipo txuri urdin de volver a meterse en puestos de Liga de Campeones si gana y no lo hace el Atlético.

Alguacil tiene la opción de volver a contar con Alexander Isak tras su lesión, pero no podrá disponer de Mikel Merino por sanción al acumular cinco tarjetas. El concurso de Martín Zubimendi tampoco es seguro por las molestias musculares del jugador guipuzcoano.