EFEMadrid

Argentina, de la mano de Máximo González y Leonardo Mayer, perdió ante el equipo alemán formado por Kevin Krawietz y Andreas Mies (6-7 (4), 7-6 (2) y 7-6 (18)) un enfrentamiento épico que agrandó la derrota del conjunto sudamericano, que se aleja de los cuartos de final.

El choque fijó un nuevo récord en el 'tie break' de un tercer set en la Copa Davis. El conjunto germano ganó el desempate por 20-18, más extenso que el 19-17 que necesitó el coreano Young Jun Kim para batir al pakistaní Ageel Khan en un enfrentamiento en 2003.

Un dato relevante que refleja el enorme equilibrio de ambos equipos, aferrados a sus opciones. Especialmente importante resultaba el choque para Argentina, que después de haber perdido los dos encuentros individuales en el duelo contra los germanos se aferra a los cálculos matemáticos para ser uno de los dos mejores segundos de la fase de grupos. Y por eso, para los cómputos, necesitaba el triunfo en dobles más que su rival.

La pgna duró tres horas y veintiún minutos. Argentina se dejó parte de sus méritos sobre la pista 2 de la Caja Mágica. Fue un choque épico, desequilibrado por mínimos detalles.

Seis puntos de partido tuvieron Máximo González y Leonardo Mayer. Ocho necesitaron Krawietz y Mies para ganar el partido.

Alemania cierra la jornada con un triunfo por 3-0 contra Argentina. El equipo de Michael Kohlmann pretende asentar su estancia en los cuartos de final el jueves contra Chile, que perdió contra Argentina el martes.

El cuadro de Gastón Gaudio ya ha completado su participación en la fase de grupos. Cuenta con un triunfo por 3-0 contra los chilenos y una derrota con el mismo marcador frente los europeos. Queda casi a expensas de que se complete la ronda inicial para ver si sobrevive en el torneo como uno de los dos mejores segundos.

Fue un día negro para el equipo argentino, que no cumplió con las expectativas en los primeros encuentros y que se quedó sin margen de error para un dobles que afrontó a la desesperada. González y Mayer lo dejaron todo sobre la cancha. Pero el día resultó torcido para los intereses del plantel de Gastón Gaudio.

Máximo González, consumado doblista, ganador este año en Buenos Aires, Río de Janeiro y Sao Paulo, y Leonardo Mayer, destacado igualmente en esta modalidad, encarrilaron el encuentro gracias a la victoria en el primer set en el desempate. Pero igual que le sucedió a Guido Pella en el primer choque de la jornada, no pudieron mantener su dominio.

La pareja alemana, habitual en el circuito y que ha ganado en Roland Garros, Amberes y Nueva York esta temporada, resistió. Ganó el segundo también en el 'tie break' y acometió con el talante intacto el parcial definitivo, que resultó épico y que duró hora y media. Solo el desempate se prolongó durante 27 minutos.

Los germanos se hicieron con el triunfo, contemplan los cuartos de final y afearon el panorama del equipo argentino, que ya afrontó de mala manera el inicio de la sesión con la derrota de Guido Pella ante el veterano Philipp Kohlschreiber, que remontó la ventaja inicial de su rival (1-6, 6-3 y 6-4).

Tampoco Schwartzman fue capaz de enderezar la situación. La esperanza argentina sin Juan Martín del Potro sucumbió ante Jan-Lennard Struff. El trigésimo sexto jugador del mundo se impuso a Schwartzman por 6-3 y 7-6 (8) después de una hora y 51 minutos.

El argentino, que había salvado antes de perder tres puntos de partido y que tuvo su oportunidad con una bola de set que no aprovechó, decayó al final, si opción de prolongar a la tercera manga el duelo y ampliar las posibilidades de su equipo.

Santiago Aparicio