EFEMetairie (Lousiana, EE.UU.)

Los Saints de Nueva Orleans y el alcalde de esa ciudad, LaToya Cantrell, anunciaron un acuerdo el martes para tener un número limitado de aficionados en su campo del "Mercedes-Benz Superdome" durante el resto de la temporada, siempre y cuando la asistencia sea gradual.

El acuerdo indica que comenzarán con la distribución de 3.000 boletos a los poseedores de pases de temporada para el partido del domingo contra los Panthers de Carolina.

En caso de que las pautas locales de salud y seguridad sigan vigentes y el número de casos de coronavirus permanezca estable, la asistencia aumentará a 6.000 para los partidos de noviembre contra los 49res de San Francisco y los Falcons de Atlanta, y a 15.000 para los juegos de diciembre contra los Chiefs de Kansas City y los Vikingos de Minnesota.

Hasta ahora, a los Saints solo se les ha permitido entrar a 750 miembros de la familia de jugadores y personal a sus partidos en su campo.

Según la declaración conjunta del martes, se aprobó además una cantidad limitada de boletos para satisfacer las obligaciones del jugador, el equipo y otras obligaciones requeridas por la NFL para los juegos restantes.

Con los Saints autorizados para tener aficionados en el campo de juego, la NFL ahora suma 19 equipos aprobados para recibir espectadores del público en general en diferentes porcentajes de la capacidad del estadio.