EFEMadrid

Matías Biscay, segundo entrenador de River Plate, lamentó que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores se tuviera que jugar en el Santiago Bernabéu y declaró, tras ganar a Boca Juniors, que a Marcelo Gallardo, que no se pudo sentar en el banquillo por sanción, le definen "tres palabras, calidad, voluntad y exigencia".

"Es una satisfacción poder trabajar con jugadores como estos porque disfrutamos mucho. Son un grupo de jugadores muy humildes, lo que es muy difícil de conseguir, por eso el mérito es de ellos", dijo Biscay, que atendió a la prensa debido a la sanción de Gallardo.

El segundo entrenador de River Plate apuntó que "lo que hicieron los jugadores fue para la gente que se sintió estafada".

"No toda la gente es violenta y hubo mucha gente que hizo las cosas bien dentro del estadio y se quedó sin nada por unos pocos. Esa gente hoy tendrá un poco de alegría por lo que le dio los jugadores", confesó Biscay, en alusión a los incidentes violentos que impidieron jugar la vuelta de la final en el Monumental.

Alrededor de ese partido hubo muchos rumores acerca de si los jugadores de River Plate quisieron jugar ese partido pese a que algunos futbolistas de Boca Juniors no estaban en condiciones de hacerlo.

"En ese partido los jugadores de River Plate nos manifestaron que estaban preocupados, que no tenían intención de jugar si no querían los de Boca. Marcelo Gallardo estaba suspendido y no teníamos comunicación para plantearle esta cuestión, pero había decidido lo mismo. No queríamos ventaja, queríamos igualdad de condiciones. El final fue lo que vimos hoy", apuntó.

Por último, Biscay habló sobre Gallardo, con el que se fundió en un abrazo tras la final de Madrid para "llorar juntos de alegría".

"Hay tres palabras que definen a Gallardo: calidad, voluntad y exigencia. Busca calidad en cada una de las cosas que hace. Tiene mucha voluntad para ser cada día mejor y es exigente con los jugadores", concluyó.