EFEJavier Domaica Vitoria

El entrenador del Alavés, Javi Calleja, ha desvelado que cuando firmó su contrato con el club vitoriano la temporada pasada, algunos le llegaron a decir que era el final de su carrera, pero consiguió mantener al equipo en Primera División y posteriormente renovó su compromiso por dos campañas más.

En una entrevista telefónica con Efe, el técnico madrileño ha repasado la actualidad de la plantilla albiazul que se encuentra en plena pretemporada y que este viernes inicia una concentración en La Manga del Mar Menor (Murcia) antes de arrancar el curso ante el Real Madrid en Mendizorroza.

Hacía muchos años que el Alavés no anunciaba el fichaje o la renovación de un entrenador por más de una temporada, pero ha sucedido con Javi Calleja. “Me gusta hablar de proyectos, con solo un año es más difícil y el club ha demostrado un apoyo importante hacia mí y hacia mi trabajo”, ha agradecido.

“Estoy muy contento porque vamos dando pasos hacia delante y veo al equipo coger y asimilar las cargas tanto físicas como conceptuales a nivel táctico”, ha señalado el preparador, que no ha podido ocultar su preocupación por la cantidad de goles encajados durante los primeros duelos de preparación.

“Tenemos que prestar más atención a balón parado, ser un poquito más contundentes y estar más concentrados para no encajar”, ha apuntado el babazorro, que ha anunciado que esta temporada se verá “un Alavés diferente al de los últimos años”.

Ha dejado claro que su idea pasa por “tener más protagonismo con el balón”, algo de lo que no había costumbre en el conjunto vitoriano, donde “el juego era más directo y se esperaba un poco a ver qué hacía el rival”. Ha reconocido que mantenerse a la espera puede ser un buen recurso, pero que la base del nuevo Alavés será “tener el balón, llevar la iniciativa del juego, asociarse y someter al rival”.

Para esto deberá entrenar mucho con su nueva plantilla. “Me quito el sombrero con los jugadores porque son unas esponjas y quieren asimilar y coger todo lo que vamos transmitiéndoles”, ha dicho al respecto.

Sobre la formación de la plantilla ha afirmado que no es exclusivamente suya y que “hay consenso total” con el director deportivo, Sergio Fernández.

“Tengo una forma de ver el fútbol y de trabajar y me están dando las mejores herramientas posibles para que sea así, para que yo trabaje a gusto y tenga los jugadores que quiero tener dentro de nuestras posibilidades y nuestro presupuesto”, ha celebrado el técnico.

A pesar de los refuerzos que han llegado, ha puesto en valor que la columna vertebral se haya quedado, lo que ha considerado “fundamental para no perder tampoco la identidad del equipo y del club”. Además ha asegurado que quedan fichajes “en todas las líneas”.

Se ha deshecho en elogios hacia el francés Florian Lejeune, que tras estar un año cedido, ha firmado un contrato de tres temporadas. “Es un hombre clave y así se lo hice saber. Hablé con él y lo veía fundamental en el proyecto porque es un líder dentro de la defensa, uno de los mejores defensas de la liga y poder contar con él es un privilegio”, ha expresado.

El fichaje del senegalés Mamadou Loum también responde a su intención de “darle un equilibrio al juego porque no se pueden tener solo ‘peloteros’”. “Loum es un jugador con una capacidad física, táctica y de robo importante y va a hacer mejores a otros”, ha analizado.

El técnico es un fiel defensor de John Guidetti, desaparecido deportivamente las dos últimas temporadas, aunque Calleja confía en él “ciegamente”: “Me parece un jugador completísimo que sabe asociarse, tiene muy buen disparo y es un perfil que encaja perfectamente con lo que yo busco”.

El entrenador del Glorioso todavía no tiene tomada una decisión con el japonés Taichi Hara, un jugador que le ha sorprendido positivamente y que si continúa trabajando como lo ha hecho cuando regrese de su país, "podría tener muchas posibilidades de quedarse".

El madrileño ha reconocido que Joselu Mato le transmitió que “tenía la idea de escuchar algunas ofertas y estudiarlas y que quería intentar tomar una solución lo más rápido posible que favoreciera a las partes”. No es la situación “más cómoda” pero “forma parte del fútbol”.

Otro de los temas del verano fue la salida de Manu García, santo y seña del club vitoriano. Calleja ha puntualizado que él no tomó la decisión de que el capitán no siguiera. De hecho no le hubiese importado tenerlo plantilla, aunque ha confesado que hizo fuerza para fichar dos o tres jugadores en el centro del campo y que luego el club decidió.

"Lo único que yo di es mi opinión al club sobre ciertos jugadores que tienen que venir”, ha expuesto el técnico al respecto, que ha querido quitar hierro al asunto. “Los jugadores tienen un rendimiento y hay que valorarles, sobre todo a jugadores que han dado tanto por el club”, ha considerado.

Como dijo tras su renovación, llegar al Alavés “es la mejor decisión” que ha tomado en su carrera deportiva, a pesar de que varios conocidos y amigos le dijeron que estaba loco y que se iba a suicidar deportivamente.

Tras la permanencia, y después de escuchar que algunos incluso le dijeron que ir al Alavés suponía poner fin a su carrera, unos se han subido al carro y otros le han reconocido que no creían en la salvación del plantel babazorro la temporada pasada.

A las puertas del curso 2021-2022 le gustaría que sus rivales directos fueran los de mitad de la tabla y se ha fijado en equipos como Levante o Athletic Club. “Ese perfil de equipos podrían ser nuestros rivales”, ha señalado con ambición, aunque sabe que “el objetivo de la permanencia está por encima de todo”. EFE

1011598

jd/nu/lm