EFERedacción deportes

El regatista cántabro Diego Botín, que junto al gallego Iago López Marra forma el dúo español en la clase 49er. para los Juegos Olímpicos de Tokio, está convencido de que esta vez podrán "hacer realidad el sueño de la medalla olímpica".

Actuales subcampeones del mundo y número cuatro del Ránking Mundial, Botín, de 27 años y López-Marra, de 31, son una de las parejas más compenetradas de la clase y ya saben lo que es competir en unos Juegos, tras ser novenos en Río 2016.

El cántabro reconoció que "con el paso de los años" han ido "cogiendo fuerza y forma".

"Creo que llegamos bien. Sea como sea, mi objetivo principal es desarrollarme al máximo como persona y como regatista", dijo.

Se inicio muy joven en la vela: "Mi sueño olímpico empezó en Santander cuando tenía seis o siete años viendo entrenar a los olímpicos españoles".

"Como todos los niños pequeños, me sentía atraído por las clases rápidas y el 49er. era de las más rápidas, así que lo tuve claro desde el principio", añadió.

Aunque una medalla olímpica es lo máximo a que puede aspirar, Botín tiene otro objetivo personal: "Me gustaría conocer cuál es mi límite y saber hasta dónde puedo llegar".

"A corto plazo están estos Juegos Olímpicos y lograr esa medalla. En líneas generales, mi objetivo es sacar mi máximo potencial como regatista", concretó.

Los últimos cinco años tanto él como Iago se han dedicado en cuerpo y alma a su preparación y para el cántabro, "no es tanto estar en Tokio como el ciclo entero de casi cinco años" que han desarrollado.

"Esto me ha aportado personalmente mucho, especialmente en valores, porque hay que trabajar ciertas características de tu persona a lo largo del camino", destacó.