EFENueva York

El tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, defendió este viernes la creación de una nueva asociación de jugadores que pueda "coexistir" en el ecosistema de este deporte con la ATP y la WTA, dijo que está reuniendo tantos apoyos "como sea posible" de hombres y mujeres, y aseguró que ha recolectado 150 firmas.

Djokovic, de 33 años, renunció la semana pasada a la presidencia de la junta de jugadores de la ATP y al comienzo del Abierto de EE.UU. anunció en Twitter que trabajaba en formar un sindicato independiente llamado Professional Tennis Players Association (PTPA), al que algunos campeones como Rafa Nadal, Roger Federer o Andy Murray mostraron su oposición.

Recién llegado de su victoria sobre el alemán Jan-Lennard Struff, con la que da paso a octavos de final contra el español Pablo Carreño, Djokovic fue preguntado sobre el asunto y reivindicó que una asociación independiente con "una representación cien por cien de jugadores" no es una "idea nueva", sino algo "que han intentado hacer generaciones anteriores los últimos 20 años".

"Esta asociación es algo que era necesario desde hace más de 20 años, diferentes tenistas hombres como mujeres han intentado hacer algo así y estoy orgulloso. Estoy feliz de que tengamos hasta ahora unas 150 firmas de jugadores. Ahora no tenemos poder ejecutivo y puede que no lo tengamos durante un tiempo, pero hay que empezar por algún sitio", explicó.

"No entiendo por qué hay tanta resistencia hacia esta asociación, especialmente de los jugadores", agregó el serbio, quien recordó que ha estado en la junta de la ATP una década y, pese a haber hecho "todo lo posible para representar" a sus compañeros, lamentó que no tienen "poder para formar parte de la toma de decisiones" y "merecen tener una voz más fuerte".

Djokovic está "en conversaciones" con otros jugadores, entre ellos Serena Williams, que hace unos días dijo ser "siempre del equipo" del serbio y querer saber más sobre su proyecto.

Por otra parte, el número uno dijo haberse involucrado en la decisión que esta jornada llevó a retrasar el partido entre el alemán Alexander Zverev y el francés Adrian Mannarino, que se encuentra en una "burbuja dentro de la burbuja" junto a otros compatriotas por haber estado en contacto con Benoit Paire, quien tuvo que retirarse tras dar positivo en COVID-19.

"Durante ese proceso me estuve comunicando con su entrenador unas horas, intentando ayudar, estuve hablando con la ATP para tener más información de los mánagers del torneo y también intentando llegar a la gente en las posiciones más altas del estado de Nueva York", explicó Djokovic, que sugirió que el francés iba a ser apartado del Grand Slam.

"Intenté llegar al gobernador de Nueva York, porque entendí que él era quien realmente podía tomar la decisión de revertir la decisión (sic) para que Mannarino fuera retirado del torneo. Al final, no sé cómo, me dijeron que Adrian podía jugar, lo que me complació", agregó.

El tenista criticó las "inconsistencias" en la gestión y comunicación respecto al coronavirus por parte de las autoridades neoyorquinas y cuestionó la fiabilidad de la prueba de Paire: "Benoit fue positivo pero ni siquiera sabemos si fue un falso positivo porque a los pocos días dio negativo, esa es otra cosa que debe ser tratada".

"A los jugadores se les deja con muy poca información y muy poco poder para expresarse o luchar respecto a sus derechos, su juego o su viaje de vuelta a casa", lamentó el deportista.