EFEMelbourne (Australia)

El serbio y número uno del tenis mundial Novak Djokovic explicó que la carta que envió al director del torneo Craig Tiley con una serie de demandas fue “malinterpretada” en parte después de que cierto sector lo tachara de “egoísta, desagradecido y problemático”.

El campeón de siete ediciones en Melbourne se dirigió a algunos compañeros del circuito ATP en un grupo de Whatsapp para reunir las quejas relativas al severo aislamiento y trasladarlas en forma de listado con sugerencias al director Tiley.

La crítica más severa fue la que llegó por parte del australiano Nick Kyrgios, quien cargó contra la acción de Djokovic tras llamarlo “estúpido” por dudar de un protocolo impuesto para evitar una nueva ola de contagios en una ciudad que atravesó una dura cuarentena durante más de cien días durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre.

“Me he ganado mis privilegios por el sacrificado camino que he recorrido, por eso es tan difícil ser un mero observador a sabiendas de la ayuda que me hubiera supuesto a mí recibir el respaldo de los de arriba cuando yo era pequeño e insignificante”, aclaró el tenista de Belgrado en sus redes sociales.

El vigente campeón también dijo que pidió realizar las dos semanas de cuarentena en las mismas condiciones que la mayoría de sus compañeros, en Melbourne a diferencia de Adelaida, aunque fue rechazada dicha petición por la capacidad de los hoteles seleccionados para albergar a los participantes en la capital del estado de Victoria.

Sin embargo, es una realidad que los jugadores seleccionados para pasar este periodo de catorce días en Adelaida cuentan con una ventaja en lo que respecta a la preparación del torneo dado que pudieron ser acompañados por un equipo más extenso y no sólo por dos personas.

“Los mejores jugadores sí que tienen mejores condiciones porque sus habitaciones cuentan con balcón”, aseguró Tyley, quien añadió que “fue percibido como un trato preferencial pero para ello son los mejores jugadores”. EFE

jcs/plv