EFERedacción deportes

El Atalanta pinchó por quinta vez en sus últimos seis partidos al caer 0-2 ante el Verona y mantiene su línea descendente en la Liga italiana, en la que este sábado perdió la oportunidad de reengancharse a la lucha por jugar la próxima temporada en Europa.

Después de la prestigiosa victoria que consiguió esta semana en Anfield frente al Liverpool (0-2), el Atalanta volvió a darse de bruces con la realidad en la competición de la regularidad. El Verona, que acabó el sábado en la sexta plaza a falta del resto de partidos, volvió a hurgar en la herida de su rival.

Y es que en los últimos encuentros acumula sólo una victoria, la que logró ante el Crotone (1-2) el pasado 27 de octubre. Antes, perdió 4-1 con el Nápoles y 1-3 frente al Sampdoria y después acumuló dos empates (1-1 con el Inter y 0-0 ante el Spezia).

El choque frente al Verona podría haber servido a los hombres dirigidos por Gian Piero Gasperini para alargar la felicidad de la victoria en Liverpool, pero el técnico italiano sólo pudo ver desde el banquillo cómo sus hombres firmaron un partido gris.

En la primera parte, apenas contaron con dos tímidas ocasiones del argentino "Papu" Gómez y del esloveno Josip Ilicic, mientras que en la segunda, el colombiano Duván Zapata pudo marcar con un cabezazo que detuvo el portero

El Verona, sin embargo, aprovechó muy bien sus opciones y a los sesenta minutos, un par después de una ocasión de Samuel Di Carmine, se adelantó desde el punto de penalti gracias al acierto de Miguel Veloso.

El Atalanta, con media hora por delante para rescatar un punto, se vio sorprendido por un contragolpe y Mattia Zaccagni sentenció el choque para mostrar la caída libre de su rival.