EFEBilbao

El Athletic Club llega este miércoles al Santiago Bernabéu, donde se medirá al Real Madrid en partido aplazado de la novena jornada de LaLiga Sanatander, alicaído y bajo el síndrome del empate, resultado con el que han terminado ocho de los catorce partidos que lleva disputados esta temporada.

Al equipo de Marcelino García Toral le ha decaído el ánimo, sobre todo, tras sus decepcionantes tres últimos encuentros ante equipos de la parte baja de la tabla, en los que el rédito de 2 puntos de 9 posibles fue más que insuficiente para sus aspiraciones.

En esos tres choques, ante Cádiz (0-1) y Granada (2-2) en San Mamés y el Levante en Valencia (0-0), habían puesto los 'leones' sus ilusiones de asaltar unos puestos europeos de la tabla en los que quiere acabar el curso tras no haberlo hecho en los cuatro últimos.

Pero la racha sin ganar del Athletic va más allá de esos tres partidos y se alarga a cinco, aunque los dos primeros fueron sendas salidas al RCDE Stadium (1-1) y el Reale Arena (1-1) en los que dio la cara y ante el Espanyol mereció claramente ganar.

Pero sumar solo 4 de 15 puntos posibles le han frenado en la tabla y le han aparcado el asalto a una Europa que aún tiene a dos puestos y a cuatro puntos. Y además le han desanimado hasta devolver a la afición rojiblanca al estado de ánimo de los últimos coletazos de Gaizka Garitano en el banquillo.

Marcelino no le ha mejorado los números al de Derio y el crédito de su gloriosa llegada con la Supercopa, ganada al Real Madrid y el Barcelona, empieza a mermar como no llegó a hacerlo ni incluso tras las dos finales de Copa perdidas ante la Real Sociedad y el Barça.

Pero el asturiano mantiene ascendencia sobre los seguidores rojiblancos, que miran más a los jugadores. Sobre todo a veteranos que no están teniendo su mejor año, pero que tampoco es que estén rindiendo muy por debajo de su mejor nivel.

Aunque San Mamés parece haberse cansado de las caras de la destacada última década llena de finales, y un par títulos, y demanda juventud al técnico de Careñes ante la ilusión generada por una nueva camada de la espera mucho.

Así que los Nico Williams, Oihan Sancet, Asier Villalibre, Daniel Vivian, Oier Zarraga y Nico Serrano están ganando adeptos en detrimento Dani García, Iñaki Williams, Raúl García, Mikel Balenziaga, Oscar de Marcos, Mikel Vesga y hasta del capitán Iker Muniain, de los más destacados en lo que va de campeonato.

De todos modos, Marcelino está siendo, por el momento, más de la vieja guardia que de la nueva y para el miércoles de los jóvenes apenas si se espera de inicio a Nico Williams, de los mejores ante el Granada.

El viernes le acompañó en el once Sancet, pero dio más brío al ataque Iñaki Williams cuando salió del banquillo. Y Muniain y Raúl García fueron las piezas claves en los dos goles al conjunto nazarí, además de los más destacados, junto al pequeño de los Williams, en el asedio al área granadina.

Zarraga mejoró mucho a Dani García cuando le relevó en la segunda mitad, pero la jerarquía y el trabajo defensivo del guipuzcoano le hacen favorito al once inicial del miércoles.

No obstante, más que esas posiciones le preocupa a Marcelino la ausencia de Íñigo Martínez, el mejor junto a Muniain en lo que va de campeonato. Porque sigue lesionado Vivian, el joven que tan bien suplió a Yeray Álvarez durante su lesión, y la última experiencia Unai Nuñez-Yeray ante el Cádiz no fue muy positiva.

De que ambos centrales mejores sus prestaciones respecto a esa última vez juntos y que Nuñez se acerque al rendimiento de Íñigo dependerán buena parte de las opciones de éxito del Athletic en el Bernabéu.

Donde, curiosamente, un empate, el resultado tan repetido esta temporada y sentido tan insuficiente en muchas ocasiones, no sería, ni mucho menos, un mal resultado tratándose de un rival líder destacado y eufórico tras remontar el domingo al Sevilla, un rival directo, en el mismo escenario.

Ramón Orosa