EFEBarcelona

Después de perder en el Clásico, depresión azulgrana. Tras ganar la Copa, ánimos renovados; y después del empate de los blancos en Getafe, un nuevo chute de optimismo que permite al Barcelona a volver a depender de sí mismo para llevarse el título de Liga en un final que promete emociones.

Y es que en ese termómetro de sensaciones y de estados de forma y de ánimo, los de Ronald Koeman parecen un escalón por encima de los dos rivales de la capital.

Ahora los azulgrana se pondrán el día con el partido del próximo jueves ante el Getafe en el Camp Nou y si consiguen una victoria, se situarán a dos puntos del Atlético de Madrid y un partido: el del próximo 2 de mayo en el Camp Nou entre ambos; marcado en rojo.

Y es que la goleada en la final copera (4-0) y el buen fútbol exhibido invitan al optimismo en can Barça. Si ganara los ochos partidos que tiene por delante, recuperaría el cetro liguero, después de un año con muchas dudas, en plena pandemia, con nuevo presidente y demasiados frentes abiertos (Messigate, Barçagate...).

Ahora está el Barcelona a cinco puntos del Atlético y a dos del Real Madrid con un partido menos. Los de Koeman jugarán cuatro partidos en casa (Getafe, Granada, Atlético y Celta) y otros cuatro fuera (Villarreal, Valencia, Levante y Eibar).

El actual líder del campeonato, el Atlético de Madrid, jugará cuatro encuentros como visitante (Athletic Club, Elche, Barcelona y Valladolid) y tres en casa (Huesca, Real Sociedad y Osasuna); mientras que el Real Madrid tiene un calendario inverso, con cuatro partidos en Valdebebas y tres salidas.

En el Alfredo di Stefano, los blancos deben recibir a Betis, Osasuna, Sevilla y Villarreal; mientras que los de Zidane viajarán al campo del Betis, al del Granada y a San Mamés.

Son los blancos los únicos que cerrarán la Liga en casa y también los únicos que siguen adelante en la Champions, ya que están clasificados para las semifinales, en las que se medirán al Chelsea.